un resumen de la semana y una descarga gratuita

Lección de la semana:

¡Qué bendición es la salud! Tengo varios amigos que todos los días se levantan y se van a trabajar o cuidan a su familia a pesar de dolor o debilidad. Eso es algo que nunca he tenido que vivir, porque casi nunca me enfermo. De repente me atacan las migrañas, pero por lo general no tengo problemas físicos. Esta semana aprendí a agradecer a Dios el cuerpo fuerte y saludable que Él me dio.

Logro de la semana:

Francamente para mí esta semana el simplemente publicar algo en este blog todos los días fue un logro. Pasé toda la semana enferma y el miércoles a penas me podía levantar de la cama. ¡Ricky me cuidó muy bien, obvio! Pero, el tomar la computadora y reunir la energía para compartir algo fue un reto diario. ¡Lo hice!

Versículo de la semana:

Mi versículo para esta semana es uno de los que siempre me han gustado. Filipenses 4:8 da una lista de lo que debe ocupar nuestra mente y creo que esta semana volví a aprender la lección que debo cuidar qué pensamientos permito que permanezcan en mi mente. Como siempre, te dejo el versículo para que lo puedas descargar. Quizás te ayude como a mí.

fil48.jpg

las verduras son maravillosas (y el matrimonio también)

¡La vida está llena de cositas maravillosas! ¿No me crees? Te lo voy a comprobar:

– Existen unas fundas preciosos para los teléfonos.

Cuando agarras tu celular, antes de salir de la casa cada mañana, ¿no te hace sonreír la funda bonita que le compraste? La mía me la regaló hermano, es blanco con un elefante, y me da una chispa de alegría cada vez que uso mi celular.

– Dios quiere dirigir tu noviazgo y matrimonio.

Casi todos los días vivimos algo que me hace dar gracias a Dios por la forma en que nos guió a conocernos y casarnos. La paz y el gozo de estar en la voluntad del Señor en tu matrimonio es incomparable. ¡Qué seguridad tan maravillosa! ¡Te aseguro que esperar a casarte con la persona indicada por Dios, vale la pena!

– Tenemos la oportunidad de oír los testimonios de otros creyentes.

Hace unos días, una hermana me contó cómo Dios la salvó. Y lo disfruté tanto porque saber cómo obró Dios en la vida de otra persona, te hace maravillar por Su grandeza y Su amor.  Te recomiendo pedirle a alguien que te cuente su testimonio (de preferencia alguien que nunca te lo ha contado, obvio.) Está garantizado que al terminar la conversación, los dos saldrán con sonrisas en la cara.

– Los chícharos del mercado están deliciosos.

Detesto los chícharos cocidos. ¡Pero frescos, me encantan! Esta semana compré 1/4 de kg y me los acabé rapidísimo de tan frescos y crujientes. ¡Dios provee tantos productos deliciosos y saludables, que simplemente no puedo sino sonreír!

Seguramente, has tenido algo maravilloso en tu vida en estos días. ¡Me encantaría disfrutarlo contigo!
Cuéntame de tus maravillas en la sección de comentarios.
FullSizeRender