cuando no puedes

¿Alguna vez te han dado un trabajo o una responsabilidad y has pensado “Yo soy demasiado joven para hacer esto?” O quizás, “¡No tengo idea de cómo hacerlo!”

brandon-lopez-405368-unsplash.jpg
Imagen de Brandon Lopez en Unsplash

Si eres como yo, no te atreves a decirle a la persona que te dio la responsabilidad que no puedes. Si eres como Ricky, de una vez les dices que es un honor, pero no crees poder (y aún así dejan la responsabilidad en tus manos.)

En estas situaciones, me ha ayudado mucho recordar esto: Dios se glorificará.

Dios es soberano. Y Él recibirá gloria del servicio.

Lo me que llevó a meditar en esto, fue la situación difícil de salud que pasamos Ricky y yo. Cuando él se enfermó al punto de no poder predicar, ni dirigir un estudio, ni dar una clase bíblica, no podíamos servir de las maneras que normalmente lo hacemos. Yo dejé de atender a las hermanas por cuidarlo a él y obvio, ¡lo único que él podía hacer era quedarse en cama! Fue fácil pensar que ya no estábamos sirviendo a Dios. Ya no le estábamos glorificando con nuestras vidas. Pero, en esos días, Dios me hizo recordar que Él se glorificará. Dios sabía que Ricky se iba a enfermar. Dios sabía que Ricky tendría que dejar de predicar y enseñar por varias semanas y que yo dejaría todo a un lado para atenderlo.

Dios sabía y es más, lo permitió.

Entonces, aprendí que podemos tener la seguridad de que Él recibiría gloria aún a través de esta situación en la que nos sentíamos totalmente inútiles. ¡Cuán grande es este Dios! ¿no?

Tenemos un Dios que a pesar de nuestra falta de experiencia, de las fallas de nuestros cuerpos, de la falta de conocimiento, o quizás a través de todo aquello, ¡se glorificará!

Si te te han dado una responsabilidad y te sientes inseguro por tu edad, tu falta de experiencia o porque nadie te explicó exactamente cómo quieren que lo hagas, se vale, pero no por eso no debes hacerlo. Cierto, Dios tiene ciertas expectativas de tu servicio. Pero, Dios no espera que lo hagas a perfección. Dios espera que lo hagas con motivos puros. Dios no espera que te salga como a alguien que lo ha hecho toda la vida, pero sí espera que hagas tu mejor esfuerzo. Dios no espera que lo hagas con total seguridad, lo que sí espera es que dependas de Él en esta obra. Dios está en control.

Y salga como te salga, Dios recibirá gloria a través de tu servicio.

Pues consideren, hermanos, su llamamiento: No son muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte. 1 Corintios 1:26, 27

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.