una semana de clases para niños

Lo destacado de la semana:

No sé qué fue mejor: si pasar una semana con toda mi familia en Guadalajara o ayudar en la serie de clases bíblicas vacacionales de la asamblea de Zapopan. El punto es que ¡la combinación fue estupenda! Disfruté mucho trabajar con mis hermanos y mi cuñada en la obra con niños, ya que es algo que siempre hemos hecho juntos. La semana fue todo un éxito, vinieron bastantes niños, la mayoría puso atención y según las preguntas que les hacíamos, muchos realmente comprendieron las lecciones bíblicas.

La lección de la semana:

¿Sabías que puedes predicar el evangelio de los árboles? A mi nunca se me había ocurrido. Pero, aprendí que realmente puedes encontrar las Buenas Nuevas en toda la Biblia y en la naturaleza misma. Las lecciones de los niños me enseñaron más del evangelio.

1. El árbol del conocimiento del bien y del mal. Satanás le dijo una mentira a Eva y ella le creyó a él en lugar de creerle a Dios porque le parecía que el fruto era bueno. Así también nosotros vemos cosas que nos parecen bien, pero si no son de parte de Dios llevan a la muerte. Versículo a memorizar:

Proverbios 14:12Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.

2. El árbol en el desierto. El pueblo de Israel sólo encontró agua amarga en el desierto, pero Dios le mostró a Moisés un árbol que cambiaría el agua amarga en agua dulce. Pero para eso, se necesitaba cortar el árbol y echarlo al agua. Para que los Israelitas pudieran vivir, el árbol tuvo que morir. Así también, Cristo murió para que  nosotros pudiéramos vivir. Versículo a memorizar:

Salmos 119:103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.

3. El árbol que llenaba toda la tierra. El rey Nabucodonosor soñó con un árbol pequeñito que creció rápidamente y pronto llenó toda la tierra. Proveía sombra y fruta para todos los animales del mundo, pero llegó un vigilante del cielo y mandó que se cortara el árbol y que se dejaran sólo las raíces. Cuando el profeta interpretó el sueño, el rey se dio cuenta que era un mensaje solemne. Él creía que proveía para todo su reino, era demasiado orgulloso y Dios le estaba dando una advertencia. Si el rey no comenzaba a darle la gloria a Dios, él sería cortado. Nosotros también debemos reconocer que Dios es el merecedor de gloria, no nosotros. Versículo a memorizar:

Proverbios 29:23 La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra.

4. La higuera. El dueño buscó higos 3 años seguidos y no encontró, entonces mandó al viñador que cortara la higuera. Pero, el viñador le rogó que lo dejara un año más, para cuidar de la higuera y abonarla. El viñador quería ver si después del 4to año daba fruto. El dueño es como Dios y la higuera como nosotros y el fruto como la salvación. Él viene a buscar el fruto en nuestras vidas, quiere que seamos salvos. Pero lo interesante es que la Biblia no nos dice si cuando el dueño regresó ése año encontró fruto o no. La decisión de aceptar la salvación es nuestra. Versículo a memorizar:

Mateo 7:19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

5. La cruz. Dios observó mientras este árbol crecía, alto y derecho, para que lo cortaran y lo hicieran cruz. Dios observó mientras cargaban esa cruz al Calvario. Dios observó mientras crucificaban a Su Hijo. El sacrificio de Cristo en la cruz, en ese árbol, proveyó salvación para nosotros si la aceptamos. Versículo a memorizar:

1 Pedro 2:24 …quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

El versículo de la semana:

¡Ya te dejé 5! 🙂

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!