un resumen de la semana + dos disculpas

¡Ayer, viernes, no publiqué un reto para los valientes! Te pido una disculpa, la verdad fue un día tan lleno que no puede escribir. Espero reemplazarlo pronto, mientras, aquí te dejo la entrada de hoy, rapidito antes de dormirme ¡porque me estoy exhausta! (Por eso no diseñé un texto bonito hoy. ¡Perdón!)

Lo destacado de la semana:

¡Ver a todos mis amigos y familia en Guadalajara! Al estar con ellos me di cuenta de cuánto me hacen falta y cuánto los extraño.  Me desvelé platicando casa cada noche, pero ¡valió la pena! Doy gracias a Dios por esas persona que tanto han influido en mi vida para bien.

La lección de la semana:

En el ministerio del viernes el predicador dijo algo que nunca había oído antes. Cuando los magos llegaron a la casa en donde estaba Cristo con su familia, le trajeron lo que la Biblia llama “tesoro:” oro, incienso y mirra. Es la única ocasión en el Nuevo Testamento cuando se le nombra “tesoro” a algo terrenal. La lección que aprendimos esa noche es que las posesiones terrenales sólo tienen valor, sólo son tesoros si los uso para el Señor.

El versículo de la semana:

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Salmo 133:1

Elegí este versículo por lo que experimenté esta semana. Estuvimos varios amigos juntos toda la semana, oyendo enseñanza, comiendo juntos, saliendo a un café, jugando con los niños… pero, todos disfrutamos la comunión a pesar de que algunos estaban cansados, otros enfermos y de que no estamos todos de acuerdo en todo. Fue una semana buenísima de descanso, risa, aprendizaje y abrazos. ¡Gracias a Dios que Él nos da la posibilidad de convivir en armonía!

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!