3 propósitos de lectura para el año 2024

Imagen de Tom Hermans en Unsplash

No creo que lo más importante sea leer muchos libros. 

Por eso los tres propósitos de lectura que tengo para este Año Nuevo se relacionan no con la cantidad, ni la rapidez, ni siquiera con las notas que puedo tomar de los libros, sino solo con el contenido. 

Lo importante es leer libros de buena calidad.  

Aunque sean pocos. 

Propósito 1: Leer libros que dicen la Verdad. 

Y claro que no excluye la ficción. Las verdades más profundas que jamás he leído, las encontré en novelas. Buenas novelas, claro. Porque la Verdad no se trata de compartir hechos exclusivamente, es más grande, más importante, más trascendente y a veces la mejor manera de compartir la Verdad es en poesía o con historias. 

“La vida real se encuentra en la literatura. Detrás de la máscara de la ficción, puedes decir la verdad.”

—Gao Xingjian

Un buen libro, independientemente del género, va a decir la verdad. No solo las verdades que te agradan, las verdades que sabes, sino también las verdades que te retan, que no estás tan segura de querer saber. Toda la Verdad.

Si buscas una recomendación, aquí hay un libro que dice la Verdad.

Propósito 2: Leer libros que reflejan la Bondad. 

El mundo está lleno de maldad, el celular nos avisa de nuevas tragedias con frecuencia. Pero existe la bondad en este mundo. Y hay libros que lo muestran. No hay esperanza sin desespero, así como no hay gozo sin sacrificio. Y ligado a esto, es importante buscar la luz en la oscuridad, buscar la gratitud en la tragedia. Estamos rodeados de pruebas de maldad y un buen libro que nos recuerde que en este mundo también existe la bondad, es imprescindible.

“Confieso que aún no aprendo que no se pueda recibir una lección de la maldad más vil sobre la bondad más pura.”

—Charles Dickens

Aún cuando el libro trata con temas terribles, puede, si el autor lo cree de verdad, mostrar la bondad que también es parte de la vida.

Si buscas una recomendación, aquí hay un libro que refleja la Bondad.

Propósito 3: Leer libros Bellos. 

 Hay muchos libros escritos por cristianos, novelas, poemas, estudios de la Biblia y devocionales que no son buenos. No están bien escritos. No usan el lenguaje de manera bella, sus enunciados son mediocres y sus metáforas, poco originales. 

Pero, un libro realmente bueno no solo dice la Verdad y no solo refleja la Bondad, sino que lo hace con Belleza. 

“Nunca pierdas la oportunidad de ver algo hermoso, porque la belleza es la letra de Dios.”

—Ralph Waldo Emerson

La Belleza es esencial para el alma. 

Dios nos creó con esa necesidad, con el deseo de buscar y crear la Belleza. Y un libro que solo dice la Verdad o que busca mostrar la Bondad, pero no lo hace con Belleza es un libro incompleto. Claro que no todos los libros, especialmente en la categoría de no ficción, van a ser literarios, pero sí pueden expresar con o sin belleza sus conceptos.

Y este año, quiero leer solo libros con Belleza.

Si buscas una recomendación, aquí hay un libro lleno de Belleza.

La Verdad, la Bondad y la Belleza se pueden encontrar por separado en distintos libros, pero en mi opinión para que un libro realmente sea buena Literatura (y para que yo decida leerlo este año), creo que un libro debe tener las tres virtudes.

Un buen libro dice la Verdad, muestra la Bondad y lo hace con Belleza.

Y tú, ¿tienes propósitos de lectura para este año? ¿Cuál es tu criterio para elegir libros?¿Qué piensas de estos tres propósitos?

Mi casa

Pensé que mi casa se llenaría 
de risa, tristezas, de compañía.
Pero en Su Palabra, Dios me dijo así:
“Yo te edificaré casa a ti.”

No me esperaba en la mesa tan pocos,
Y menos tener vacíos los cuartos.
Mas cuando clamé, Dios me dijo así:
“Yo te edificaré casa a ti.”

Pues, mis pensamientos no son los suyos,
me lleva, fiel, por sus altos caminos.
Y puedo confiar cuando me dice así:
“Yo te edificaré casa a ti.”

Reseña: Sea agradecido de Nancy Leigh DeMoss

Sea agradecido de Nancy Leigh DeMoss (ahora Nancy DeMoss Wolgemuth), es un libro que enseña la importancia de una característica cristiana subestimada: la gratitud. La primera parte del libro habla acerca de por qué es tan importante y los peligros de no ser agradecido. Luego habla de cómo podemos expresar gratitud y da sugerencias sobre cosas que damos por hecho pero que, al contrario, debemos agradecer. Nos recuerda que la gratitud conlleva sacrificio, ya que hay que dar gracias en medio de situaciones horribles y esto nos lleva a tener paz y gozo en esas circunstancias. Termina con retos para poner en práctica todo lo aprendido, pasos prácticos para ser una persona más agradecida con Dios.

El libro está repleto de historias y testimonios de creyentes al rededor del mundo que han agradecido a Dios en circunstancias imposibles. También comparte, especialmente al inicio del libro, las Escrituras que nos mandan a ser agradecidos.

El libro tiene un equilibrio entre testimonios y enseñanza que lo hace fácil de leer. Lo leí hace años y aprendí mucho. Al volverlo a leer para esta reseña me di cuenta que me hacía falta volver a poner en práctica estos principios. No es algo que se aprende una sola vez, sino que el libro merece varias lecturas a través de la vida para recordar la importancia de ser agradecido.

Trabajar es honroso.

El llamado del Creador. 
La carga. 
La vocación. 

Se obsequia 
junto con la preparación. 

Se recibe, 
se acepta,
con convicción. 

Y se lleva a cabo,
a la mas alta capacidad.
Se hace. Se hace bien. 

Rebosa el corazón por
la oportunidad,
el privilegio,
la satisfacción. 

El oír,
responder,
y trabajar,
es un honor.

Reseña: Una arruga en el tiempo

Esta es la historia de Meg Murry, una chica rara, introvertida, mala para todo menos las matemáticas, pero es la historia de Meg Murry, una genio para las matemáticas, con una fuerza de carácter extraordinaria que la lleva a enfrentarse con un Poder de la Oscuridad que ha secuestrado a su papá. Es una hermosa historia de fantasía y ciencia ficción que, como toda buena historia, refleja la Luz, la Verdad.

Es un cuento para niños que es tan complejo que muchos adultos se ven obligados a leerlo dos veces. Confía en la inteligencia y la fe del lector e ilustra la importancia de cada decisión a favor de la Luz por más pequeña e insignificante que sea la persona que la toma. Tristemente, en un momento clave, parece que la autora pone al Señor Jesucristo al nivel de otros líderes culturales, como uno que peleó por la Luz, en lugar de reconocerlo como la Luz misma. 

Este es uno de mis cuentos preferidos, no puedo más que recomendarlo como un cuento hermoso de 12 capítulos que probablemente querrás leer vez tras vez.