Reseña: Sufrir nunca es en vano

Acabo de leer Sufrir nunca es en vano de Elisabeth Elliot publicado por B&H Español este año. Aunque la autora falleció en el 2015, varios años antes, grabó una serie de enseñanzas sobre el sufrimiento que la editora, Jennifer Lyell, convirtió en un libro. Cada capítulo habla de una perspectiva un poco diferente del sufrimiento, pero siempre basándose en la enseñanza del capítulo previo. Y creo que pocos se han ganado el derecho de hablar del sufrimiento como Elisabeth Elliot, mujer que después de esperar cinco años para casarse, perdió a su joven esposo antes de cumplir dos años de casados, vivió sola durante 16 años en la jungla, perdió a su segundo esposo a causa del cáncer y sufrió muchos momentos más que no conocemos.

Sufrir nunca es en vano se divide en seis capítulos, con un prólogo de otra hermana en Cristo que conoce el sufrimiento de manera íntima, Joni Eareckson Tada, y un prefacio de la editora en la que explica un poco sobre el trasfondo del libro y su experiencia con la autora. Cita algo que Elisabeth Elliot dijo que impactó su perspectiva sobre el sufrimiento. 

… nadie participa en el gozo de Dios sin antes probar las aflicciones de Su Hijo. … La cruz es la puerta al gozo.

El primer capítulo, encabezado “La terrible verdad”, nos confronta con horribles sufrimientos que personas viven en este mundo caído. Nos recuerda que no podemos cegarnos a su existencia. Nos da la definición más general, pero acertada, del sufrimiento. 

El sufrimiento es tener lo que no quieres o querer lo que no tienes.

También, nos explica un poco cómo ella ha podido enfrentar el sufrimiento y el dolor. 

…de las aguas más hondas y de los fuegos más violentos, han surgido las cosas más insondables que conozco sobre Dios.

La pregunta sigue en pie: ¿le presta Dios atención al sufrimiento? Si es así, ¿por qué no hace algo? Yo digo que Él sí hizo algo, Él está haciendo algo y Él hará algo. Solo mediante la cruz podemos abordar este tema.

“El mensaje” es el segundo capítulo y nos habla del propósito del sufrimiento. Todos suponemos que el sufrimiento debe tener algún propósito, es un instinto del ser humano.

Y la pregunta «por qué» supone que hay una razón, que hay una intención detrás de todo lo que puede parecer ser un sufrimiento sin sentido.

Nos recuerda que, como Job, podemos aprender de Dios mediante el sufrimiento cosas que jamás hubiéramos aprendido sin ese maestro tan cruel.

Dios responde al misterio de Job con el misterio de sí mismo. … Dios le está revelando a Job quién es Él.

Elisabeth Elliot cuenta algunos de sus sufrimientos y luego nos da la respuesta que Dios le dio. 

…lo que parecía una contradicción: Dios me ama; Dios deja que me pase algo horrible… Lo que parecía una contradicción en términos, tenía que dejarlo en las manos de Dios y decir: «Está bien, Señor».

El tercer capítulo es “Aceptación” y habla del primer paso que debemos tomar en el sufrimiento. 

…en este tema del sufrimiento, la aceptación es la clave para la paz.

Si vamos a amar al Señor y a otros, debemos aceptar que el sufrimiento será parte de nuestra vida, pero el que más sufrió por amor, fue Cristo.

El amor siempre está indisolublemente unido al sacrificio.

Es mi vida por la tuya. Y eso, señoras y señores, es el principio de la cruz.

No procura explicar el sufrimiento, es un misterio. Pero nos recuerda que nuestra fe se basa en misterios.

Creación, redención, encarnación, crucifixión, resurrección: todas estas grandes palabras clave de la fe cristiana constituyen misterios.

Y podemos vivir enfrentándonos a estos misterios porque conocemos al Dios soberano; Aquel de quien dependen estos misterios es bueno y lo creemos. 

Necesitamos dejar eso absolutamente en claro. La fe no es un sentimiento. La fe es un acto de obediencia voluntaria.

“Gratitud”, el cuarto capítulo, habla del segundo paso que debe tomar el cristiano que sufre. La autora nos comparte una lista que escribió sobre lidiar con el sufrimiento. Y esta lista tiene más peso cuando nos enteramos de que lo escribió el día que le detectaron cáncer a su segundo esposo.

Cómo lidiar con el sufrimiento de cualquier tipo. Número uno, escribí: «Reconócelo». Número dos, «Acéptalo». Número tres, «Ofrécelo a Dios como un sacrificio». Y número cuatro, «Ofrécete a ti mismo con él».

Nos asegura de que la gratitud no se trata de agradecer a Dios por lo malo que nos sucede, sino por la oportunidad de obedecerlo en medio del sufrimiento, por la oportunidad de ofrecerle nuestro sufrimiento como sacrificio.

Salmo 55:22a: «Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará». Para asombro y deleite míos, descubrí que la palabra carga en hebreo es la misma palabra que se utiliza para regalo.

…a través de eso mismo que está tan lejos de ser lo que yo habría escogido para mi vida, es que Dios quiere enseñarme Su camino de salvación.

El quinto capítulo, “Ofrenda”, nos recuerda que hay algo importantísimo que podemos hacer con nuestro sufrimiento: ofrendárselo a Dios.

…todo puede ser visto como un don, incluso mi viudez. … Era un don no solo para mí, sino también para la vida del mundo en un sentido misterioso que no necesitaba entender porque podía confiar en Él.

Ahora, ¿cuál es la intención de Dios cuando Él nos da algo a ti y a mí? Él está poniendo algo en mis manos con lo que puedo volverme a Él y ofrecérselo con acción de gracias.

Cita a Amy Carmichael quien también conoció el sufrimiento y añade su comentario.

«Si tu querido hogar más lleno está, Señor, y si para esto, mi casa en la tierra un poco más vacía quedara; qué hermoso galardón ese sería». Tú y yo no tenemos idea de lo que Dios tiene en mente cuando hacemos la ofrenda. Pero todo constituye un material potencial para el sacrificio.

En el último capítulo, nuestra “Transfiguración” es el resultado de la respuesta correcta al sufrimiento.

Si recibimos las cosas que Dios quiere darnos, si le agradecemos por ellas y si ofrendamos esas cosas a Dios, entonces esto es lo que sucederá: la transfiguración, el gran principio del intercambio, que es el principio central de la fe cristiana, la cruz. Sabemos que la cruz no nos exime del sufrimiento. De hecho, la cruz es un símbolo de sufrimiento; y Jesús mandó a tomar la cruz.

El problema del sufrimiento ha sido uno con el cual los humanos hemos luchado durante siglos. Elisabeth Elliot en este libro no propone filosofías que lo pudieran explicar. Solo comparte sus experiencias y lo que ha aprendido acerca de la naturaleza de Dios a través de ellas. Cada capítulo es, en mi opinión, un tesoro para el creyente que ha sufrido profundas pérdidas al igual que para el creyente que aún no las conoce. Como todos los libros de Elisabeth Elliot, Sufrir nunca es en vano es un libro de teología práctica. 

Reseña: Sirviendo al enviar obreros

Sirviendo al enviar obreros fue publicado por Emmaus Road International hace 25 años y acaban de sacar una edición de aniversario. (Creo que en español, solo existe la versión original). Neal Pirolo, un hermano que ha estado involucrado en misiones de varias formas distintas, lo escribió con la ayuda de su esposa, Yvonne.

SAS-SP_New.jpg

Me emocioné cuando escuché del libro, porque mientras hay muchos programas de capacitación  para misioneros, ¡me parece que a nadie se le ha ocurrido capacitar a los que los envían! Es cierto que muchos, una ves enviados, Y si mi vida rodeada de obreros a tiempo completo me ha enseñado algo, es que se sienten solos e incomprendidos, no porque nadie los quiere sino porque muchos hermanos en Cristo no saben cómo darles el apoyo que tanto necesitan. Hace tiempo les compartí que había descubierto este libro y les di un enlace para descargarlo de manera gratuita. ¡Por fin lo terminé de leer!

El primer capítulo habla de la necesidad de que el misionero tenga un equipo, un equipo que envía. Da bases bíblicas y cuenta unas historias muy tristes de obreros que fracasaron por falta de apoyo de quienes los habían enviado. El tema es clave y comenzar el libro por este lado fue excelente idea.

Los siguientes capítulos tratan, cada uno, de los diferentes aspectos de apoyo que necesita un misionero (también con sus bases bíblicas): apoyo moral, apoyo de organización, apoyo económico, apoyo en oración, apoyo en comunicación y apoyo durante la readaptación (a su lugar de orígen). Estos capítulos cuentan historias reales de lo que puede pasar cuando un misionero no tiene este tipo de apoyo, dan ideas sobre cómo puede el lector proveerlo e incluyen bases y ejemplos bíblicos.

El último capítulo habla de todo el panorama general de misiones y llama al lector a actuar, a buscar su lugar y comenzar a apoyar.

El autor reconoce y de hecho enseña que no todos deben dar todos los tipos de apoyo, al contrario, los dones del creyente le llevarán a enfocarse en uno o dos solamente. Por eso es necesario que el obrero tenga todo un equipo, el autor recomienda que sea una persona por tipo de apoyo (y ya esa persona puede ser líder de un grupo que se dedique a dar ese tipo de apoyo).

Tengo que confesar que los primeros capítulos del libro me decepcionaron. Además, se nota que el autor escribe porque quiere comunicar un mensaje importante, no porque es un escritor por naturaleza. Sin embargo, el libro me comenzó a interesar más llegando al final. Fue por eso que me di cuenta que los primeros capítulos del libro contenían mucha información que yo ya sabía y es muy posible que por eso me aburrí. No estoy tan familiarizada con situaciones de readaptación y por lo tanto ese capítulo me pareció más interesante, era información nueva para mí. Entonces, me imagino que también los primeros capítulos serían interesantes para alguien que no conoce a muchos misioneros o que a penas comienza a involucrarse en el apoyo a misioneros. Además, supongo que para cada lector habrá un capítulo o dos de más interés que los demás, precisamente porque se relacionan más con sus intereses, sus dones y talentos.

En el libro se mencionan más recursos que ofrece el autor para los que envían obreros y me interesaría mucho verlos. El libro es bueno, pero así como tiene historias conmovedoras, tiene párrafos muy secos. Es contenido imprescindible para la iglesia local que envía a un obrero, o cuando menos para los líderes de la iglesia y la familia de los misioneros, sin embargo, quizás sería mejor en conjunto con los los videos y demás que mencionan.

4 of 5 thumbs up

Reseña: La transformación total de su dinero

la transformación total de su dinero.jpg

En los E.E.U.U., Dave Ramsey es un experto muy famoso que tiene todo tipo de productos sobre la buena administración del dinero desde un punto de vista cristiano. Acabo de leer su libro La transformación total de su dinero*, aunque yo leí una edición en inglés publicada en el 2013 por Thomas Nelson. Este libro primero explica por qué es importante ser buen administrador de las finanzas y luego explica los siete “pasos de bebé” que uno debe tomar para lograr ser libre de deudas y tener seguridad financiera. Aunque los ejemplos que pone y algunos de los puntos más prácticos que toca no son muy relevantes para alguien que vive en México, los pasos a seguir siguen siendo factibles (aunque quizás sea necesario cambiar las cantidades que él sugiere, los porcentajes que sugiere me fueron más útiles) para lograr los mismos propósitos: libertad y seguridad financiera.

El libro comienza hablando de ciertos mitos que muchos creemos sobre las finanzas, mitos como “Mi situación no está tan mala” o “La deuda es una herramienta que podemos usar para salir adelante” o “Prestar dinero ayuda al que lo solicita.” Para alguien que está familiarizado con la perspectiva bíblica de la deuda, no será información nueva, sin embargo, el autor provee principios y pruebas para comprobar la falsedad de estos mitos.  Además, también toca otras dos razones por las que las personas se endeudan: sencilla ignorancia y deseos de impresionar a otros. También explica por qué simplemente son malas excusas para no ser responsables.

Después de persuadir al lector de lo malo y lo inútil que es la deuda, comienza a persuadir al lector que es posible vivir sin ella. De este punto en adelante, cada capítulo trata sobre uno de los siete “pasos de bebé”.

  1. Ahorrar una cantidad para emergencias (recomienda el equivalente a $1000 dólares).
  2. Pagar todas las deudas de más pequeña a más grande.
  3. Completar el fondo de ahorros para emergencias (lo que te cuesta vivir durante 3 o 6 meses).
  4. Invertir el 15% de tus ingresos para cuando te jubiles.
  5. Si tienes hijos, ahorrar para sus estudios universitarios.
  6. Terminar de pagar la hipoteca lo antes posible.
  7. Hacer crecer tu riqueza y compartirla con otros.

A través de todos estos capítulos, incluye tips prácticos para llevar a cabo cada paso. Habla de la necesidad de enfocarse de manera intensa en cada paso (en su orden) y reconoce que no será fácil. Pero incluye historias de personas que lograron libertad y seguridad financiera usando este método.

Al final del libro, hay un capítulo sobre por qué es importante ser buen administrador de tus finanzas. El autor es cristiano y aquí es donde habla sobre nuestra responsabilidad de dar, compartir y ayudar. Aquí es donde menciona que desde el primer paso bebé, debemos tener el hábito de dar entre 10% y 15% de nuestros ingresos.

El lema de Dave Ramsey, se repite a través de todo el libro: “Vive como nadie más para que después, puedas vivir como nadie más.” Este lema enfatiza los sacrificios que se tienen que hacer para pagar las deudas y hacer los ahorros, pero también da ánimo porque dentro de pocos años los que siguen estos pasos tienen una libertad y seguridad que las personas con deudas y sin ahorros no se pueden imaginar.

Algo no tan útil del libro es que es escrito por un estadounidense para estadounidenses. Muchos de sus ejemplos no me fueron relevantes porque se refieren a un estilo de vida muy diferente de la que llevo en México. Además, algunas de sus sugerencias (muy generales) sobre las inversiones realmente sólo funcionan en los E.E.U.U. Sin embargo, el contenido principal del libro, los siete pasos de bebé, son increíblemente útiles para cualquiera, sin importar en dónde vive, y a mí me cambiaron la perspectiva sobre los ahorros.

Algunos tachan el libro de básico, pero el mismo autor lo declara precisamente eso en su primer capítulo. Este no es un libro complejo sobre inversiones y finanzas. Es un libro que inspira al lector a dar esos “pasos de bebé” y que le explica cómo darlos.

En conclusión, es un libro que da conocimiento básico sobre cómo administrar las finanzas y por qué es importante. Es un libro que sin duda recomendaría a cualquier pareja que inicia su matrimonio o cualquier joven se gradúa de la prepa. Son principios básicos que serán de ayuda el resto de su vida.

4 of 5 thumbs up

*Enlace afiliado.

Reseña: El obstáculo es el camino

obstáuclo es el camino.jpg

La primera vez que leí El obstáculo es el camino de Ryan Holiday, leí el libro en inglés, publicado por Penguin Random House en 2014. Pero acabo de encontrar una traducción del libro publicada por Océano en 2019, lo que me emociona ¡porque ahora puedo compartir este buen libro con todos mis amigos en el blog! Es un libro basado en la antigua filosofía del estoicismo y (obviamente) trata de cómo superar los obstáculos en la vida. Aunque no fue escrito por un cristiano, ni tiene una visión cristiana del mundo, el libro tiene mucho que ofrecer.

El libro está dividido en tres secciones: I. Percepción, II. Acción y III. Voluntad y cada sección tiene varios capítulos. La primera parte enseña que la disciplina de la perspectiva lo es todo al enfrentarnos con obstáculos. Nos dice que la perspectiva es poder, dependiendo de ella podemos quedar totalmente derrotados por dificultades en la vida o podemos adoptar la perspectiva estoica:

“Quizás no quise que sucediera, pero yo decido cómo me afectará. Nadie más tiene ese derecho.”

Después de reconocer el poder de la percepción, el libro habla sobre controlar las emociones, no dejar que las emociones nos controlen (esto no implica negar su existencia) y esto me sonó un poco a lo que nos enseña la Biblia. La sección concluye tratando de lo que sucede cuando sabemos el poder que tiene la perspectiva y controlamos nuestras emociones: podemos cambiar nuestra perspectiva, pensar de manera diferente y prepararnos para lo siguiente: actuar.

“Las mejores ideas surgen en donde los obstáculos iluminan nuevas opciones.”

En la sección sobre la disciplina de la acción, el autor habla sobre la importancia de hacer algo, de poner en práctica la persistencia, de usar los obstáculos para superarlos. Pero, enfatiza que no se trata de hacer lo que sea, sino que se trata de persistir sin perder el enfoque. (De nuevo, esto me recuerda a los principios que encontramos en la Biblia sobre la vida cristiana, una larga carrera en la cual puede ser fácil perder el enfoque. )

“Como disciplina, no es que cualquier tipo de acción funcionará, sino sólo una acción dirigida.”

Y nuestras acciones definen el camino de nuestra vida. Me impactó la verdad que presentó: no podemos controlar lo que nos sucede, pero podemos controlar cómo reaccionamos a lo que sucede.

“En cada situación, la vida nos está haciendo una pregunta y nuestras acciones son la respuesta.”

La segunda sección concluye recordando al lector que hay que estar preparado para que nada funcione: ni la persistencia, ni aprovechar las crisis para hacer un cambio, ni la acción enfocada… a a veces el obstáculo ahí seguirá. Y hay que reconocerlo.

La sección sobre la disciplina de la voluntad es muy interesante, porque no sugiere como muchos, que simplemente si hay algo que quieres o deseas, lo puedes tener si lo quieres lo suficiente, que con sólo desearlo mucho, puedes obtener algo. Al contrario, dice algo sorprendente, casi cristiano.

“En realidad, la voluntad tiene mucho más que ver con rendirse que con fuerza…La verdadera voluntad es humildad, resiliencia y flexibilidad.”

Toda esta sección trata, no de lo que uno quiere o desea (la interpretación más común de la voluntad), sino de aceptar lo que sucede y de perseverar, sabiendo que hay algo más grande que uno.

“Porque si sucedió, es porque tenía que suceder y estoy contento que haya sucedido cuando sucedió. Me corresponde hacer lo mejor de la situación.”

Aquí es donde difiere su filosofía de la cristiana, porque nosotros no creemos que las cosas suceden porque “tienen que suceder” sino porque son o causadas o permitidas por Dios. Sin embargo, sí creemos que Dios tiene un propósito al traer o permitir cada obstáculo en nuestra vida. La idea final, es similar, hay un propósito detrás que me da esperanza y motivación para seguir adelante, ¡pero la esperanza del cristiano es muy diferente!

El libro cita a Nassim Nicholas Taleb que define a un estoico como “alguien que transforma el temor en precaución, el dolor en información, los errores en iniciativa y el deseo en un proyecto.”

Y el propósito del libro es ayudar al lector a hacer todo eso. Sin embargo, parece que los estoicos procuran hacer todo esto en su propia fuerza, sólo con el poder de la disciplina. El cristiano tiene algo mucho mejor, el poder de un Dios que le ama, y Él puede ayudar a poner en práctica estos buenos principios para mejor vivir la vida cristiana.

En conclusión, este libro me gustó mucho. Fue interesante leer cómo Ryan Holiday cita a tantos estoicos antiguos y resume sus enseñanzas en lenguaje moderno. El libro tiene mucho que enseñarnos a todos. ¿Aprendí cosas que no hubiera aprendido de libros sobre la vida cristiana? Quizás no. Y en este libro, los principios se presentaron desde una perspectiva diferente. Sin embargo, el libro para mí fue útil, y si uno recuerda comparar sus enseñanzas con las de la Biblia ¡lo recomiendo!

4 of 5 thumbs up

Reseña: Mujeres fuertes y los hombres que las aman

Mujeres fuertes y los hombres que las aman: Cómo construir la felicidad en el matrimonio cuando los opuestos se atraen fue escrito por Tom y Jane Lane y publicado en inglés en el 2015 y en español en el 2016 por la editorial Casa Creación. Es un libro de no ficción en el que los autores comparten su historia y algunos consejos para matrimonios que creen en el patrón bíblico, pero sienten que sus personalidades entran en conflicto con sus convicciones. Se dirige a parejas en las que la esposa tiene una personalidad más fuerte y el esposo es más pasivo, pero también tiene consejos que pudieran ayudar en cualquier matrimonio y, en general, es un libro que yo recomendaría.Portada Mujeres fuertes y los hombres que las aman

El libro tiene varios temas, entre los cuales resaltaron:

– los trasfondos familiares y cómo afectan las distintas personalidades

– las características que Dios ejemplifica y requiere de nosotros

– las diferencias de cada personalidad al enfrentarse con una crisis o un desacuerdo

Además, toma en cuenta el efecto que ha tenido el feminismo sobre el patrón bíblico del matrimonio ¡y hay todo un capítulo dedicado al tema controversial de la sumisión!

Como una mujer de personalidad fuerte, en cuanto leí el título el libro sabía que lo quería leer. Tristemente, el libro tuvo la gran desventaja de que ¡la leí justo entre dos libros de Elisabeth Elliot! Aún así, puedo decir que es un libro útil.

Quizás era de esperarse que el capítulo más controversial es el capítulo sobre la sumisión. Tuvo bastantes frases importantes que subrayé, sin embargo, sí hubo algunas cosas que los autores dijeron que me dejaron con dudas. Por ejemplo, su explicación de la sumisión me pareció excelente.

“El corazón de la sumisión realmente es confiar en Dios, que Él está en control, que Él nos conoce, que Él sabe qué es lo mejor para nosotros, y que Él cuidará de nosotros. Cuando entendemos la sumisión a los caminos de Dios, que Él nos ama y quiere lo mejor para nosotros, la sumisión llega a ser algo cómodo y satisfactorio. A final de cuentas, necesitamos saber que la sumisión no se trata de cambiar nuestras personalidades. Se trata, más bien, de una postura que tenemos en la relación hacia la otra persona.”

Por otro lado, habló del liderazgo como un don no tan íntimamente relacionado con la autoridad como se ve tradicionalmente.

“Si la mujer tiene don para manejar las finanzas, que ella se encargue. Si ella es mejor líder, que ella guíe.”

No sé si puedo estar de acuerdo con eso. Jane nunca aclaró si se refería a liderazgo en ciertas áreas de la vida, (quizás áreas en las que la esposa tiene más habilidad) o si era liderazgo de la familia. Y eso fue lo que me dejó un poco incómoda, especialmente al recomendar el libro.

Pero, quizás la cita que mejor resume el capítulo sobre la sumisión, la que más me ayudó y con la que estoy totalmente de acuerdo es la siguiente:

“La verdadera sumisión es comunicar con honestidad lo que sentimos y deseamos a nuestro esposo y luego ceder nuestro derecho de que las cosas se hagan a nuestra manera.”

El otro tema que más resaltó del libro, para mí, fue el tema de pedir perdón. Para tener una relación saludable, es importante pedir perdón cuando uno comete errores y Tom mencionó 3 formas de pedir perdón que realmente no cuentan.

  1.  “`Si he hecho algo que te ofendió, lo siento.´ Es pedir disculpas sin realmente pedir disculpas. […] Es procurar cubrir tu error sin reparar el daño.
  2. “La excusa del motivo impide el pedir perdón porque la persona afirma que la ofensa no fue intencional.”
  3. “Otra excusa es la de `lo que él hizo es peor de lo que yo hice.´ Indica que nos interesa más el problema que la relación.”

Nunca las había clasificado como tal, aunque tenía una idea general de estas distintas filosofías de disculpas. Creo que sería útil para cada pareja tomar en cuenta este análisis y reconocer cuando no están pidiendo perdón con sinceridad. Se podrían resolver bastantes problemas…

En conclusión, el libro me pareció bastante útil para una pareja cristiana que quiere obedecer las Escrituras pero sienten un conflicto entre sus personalidades y sus ideas de lo que son el liderazgo y la sumisión. Por otro lado, no creo que valga la pena para una pareja en la que él es más fuerte y ella más pasiva, aunque tiene algunos buenos consejos generales. Realmente se dirige a un público muy específico. Cuando terminé el libro, tenía más información sobre la dinámica de personalidades opuestas, una mente más instruida sobre la dinámica de personalidades distintas y cómo las afectan sus crianzas y con algunas preguntas importantes sobre la naturaleza de la sumisión. Me pareció un libro fácil de leer, con vocabulario sencillo y letra grande. Lo terminé rápido. Yo diría que cumplió su propósito en el sentido de que me hizo reexaminar mis convicciones sobre la sumisión y me hizo sentirme más cómoda con mi personalidad fuerte. Si eres parte de ese grupo de parejas en las que la mujer es más fuerte y el hombre más pasivo y sientes un conflicto con los conceptos de liderazgo y sumisión, este libro te podría ayudar.

4 of 5 thumbs up