mi pregunta

Mi Dios, te pregunto a veces
¿Por qué, oh, Señor?
Esta tragedia.
La dificultad.
¿Por qué me llevas por el valle,
valle de la sombra de muerte?
La fría crueldad
de la tormenta 
entra a mi alma.
Y ¿por qué hay tanto qué sufrir?

Pero, hoy, mi pregunta es otra.
¿Por qué no, Señor?
Yo ya no sufro. 
Pero otros sí. 
¿Por qué, para mí, la tormenta
desvaneció como la niebla?
Cuando alrededor 
veo tragedias, 
valles de sombra 
y ¿por qué a mí no me tocó?

Mi gran propósito

Mi gran propósito es ser como Cristo.
Y todo lo que Dios trae a mi vida—
las bendiciones y tribulaciones,
cada lucha, maravilla o triunfo—
son simples herramientas en sus manos, 
en manos del carpintero perfecto.
Y cortan, aplanan, lijan y pulen,
y al fin, mi alma, hermosa y útil,
reflejará en sus brillantes facetas
a Aquel que con tanto amor la labró.

Feliz año 2022

“¡Un feliz y próspero año!”
Pero el mundo sigue igual,
los desastres, guerras, luchas,
la pandemia en general.

Nos secuestran, matan, violan
en el pueblo y en ciudad.
Nuestro mundo entero gime,
más que hastiado de maldad.

No podemos evitarlo,
es un año muy oscuro,
sin respuestas en la historia,
ni esperanza en el futuro.

Ante ti reconocemos:
nuestra gran necesidad,
de tenerte con nosotros
de habitar en tu bondad.

Entre nubes te buscamos,
Tú, que eres nuestra Luz.
Solo un “Amén” nos queda,
“Ven. Sí, ven, Señor Jesús.”

Días así

 Hay días así. 
 ¿Qué se puede hacer? 
 
 No suena el alarma,
 ni hay agua caliente.
 No prenden las luces,
 se fue la corriente.

 Se amarga el café,
 me duele la espalda.
 Se quema el pan, 
 se mancha mi falda. 
 
 No encuentro mi Biblia,
 ¿por dónde empezar? 
 Ni tiempo me da
 si quiera de orar. 
 
 Hay días así. 
 ¿Qué se puede hacer? 
 
 ¡Al menos aún vivo!
 Me tomo un segundo, 
 doy gracias por eso. 
 Respiro profundo.

 ¿Y las bendiciones?
 Me pongo a contar.
 Muy pronto el gozo
 empieza a brotar.
 
 Solo un día malo,
 un día nada más,
 podré superarlo,
 Dios me hace capaz. 
 
 Hay días así. 
 Esto puedo saber:
 
 Dios sigue en control
 y en este día
 sus misericordias
 dará todavía.
 

Las manos

Imagen de Jeremy Yap en Unsplash
Manos abiertas,
Dios las llena.
Manos cerradas,
Dios no obliga.
Manos abiertas 
todo reciben,
todo entregan.
Rebosando,
bendiciones 
dan a otros.
Luego ofrendan
sufrimientos
al Señor.
Manos abiertas
Dios las llena.
Manos abiertas
¡viven todo!
Manos cerradas
Dios no obliga, 
nada reciben.
No sacrifican,
ni comparten,
nada sufren.
Miserables,
nada tienen,
nada dan.
Manos cerradas 
Dios no obliga. 
Manos cerradas
nada viven.
Manos abiertas,
Dios las llena.
Manos cerradas,
Dios no obliga.