la ansiedad

Te siento mordisquear
las orillas de mi mente,
ya una idea delincuente,
ya una acción sin terminar.
Te siento deshilar
lo que pienso y recuerdo, 
me confundo y me pierdo. 
Entre sombras, te escondes,
un cobarde, en rincones.
Te siento y me defiendo.



Feliz año 2022

“¡Un feliz y próspero año!”
Pero el mundo sigue igual,
los desastres, guerras, luchas,
la pandemia en general.

Nos secuestran, matan, violan
en el pueblo y en ciudad.
Nuestro mundo entero gime,
más que hastiado de maldad.

No podemos evitarlo,
es un año muy oscuro,
sin respuestas en la historia,
ni esperanza en el futuro.

Ante ti reconocemos:
nuestra gran necesidad,
de tenerte con nosotros
de habitar en tu bondad.

Entre nubes te buscamos,
Tú, que eres nuestra Luz.
Solo un “Amén” nos queda,
“Ven. Sí, ven, Señor Jesús.”