el sufrimiento y la gloria

michael-barth-220720.jpg
Imagen de Michael Barth en Unsplash

No hay gloria sin sufrimiento.

Y el sufrimiento siempre lleva a la gloria.

Aprendí esto en un estudio sobre 1 Pedro hace un par de semanas.

“…el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.” 1 Pedro 1:10, 11

En la vida de Cristo, primero vino el sufrimiento y después, las glorias.

Y en mi vida también, primero tiene que venir el sufrimiento y después, las glorias.

Dios quiere ver gloria en mi vida.

Me quiere limpiar. Quiere mostrar a todo mundo que en mí puede crear la fe pura y permanente.

Pero antes de esa gloria, tiene que venir el sufrimiento.

“…para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo…” 1 Pedro 1:7

El fuego limpia, deja sólo pureza.

Me anima saber esto.

He pasado por días de fuego. Y pasaré por más.

Tú también.

Pero, el sufrimiento no será en vano.

El resultado en nosotros será fe pura, gloria brillante.

¿confío en mi camino?

“…comeréis fruto de mentira, porque confiaste en tu camino…” Oseas 10:13

Al iniciar proyectos nuevos o empezar etapas nuevas en la vida, buscamos a Dios. Buscamos su voluntad, queremos saber que estamos tomando la decisión correcta, ¿verdad?

Pero, este versículo nos recuerda que a medio proyecto, ya teniendo el plan, o al encontrar la rutina en la nueva etapa, ya sintiéndonos más cómodos, hay que seguir buscando a Dios.

Israel cometió el error de suponer que como había caminado con Dios en el pasado, podía seguir por su camino y estaría bien. Yo también, he llegado a confiar en mi experiencia, en las veces pasadas que Dios me ha guiado.

Gran error.

No confíes en que hasta el momento has caminado con Dios. No confíes en tu experiencia. No te sueltes de la mano de Dios.

El corazón es engañoso. Nuestra experiencia falla. Nos desviamos del camino de Dios.

Y terminamos comiendo el fruto de la mentira.

Te quiero animar hoy a depender totalmente de Dios.

Al principio de una etapa nueva o al iniciar un nuevo proyecto, sí. Pero también en medio.

Y también al terminar.

Sólo Él te puede guiar a un lugar donde fluyen leche y miel y mantenerte en ese lugar, donde no tendrás que comer el fruto de la mentira.

levi-bare-262654.jpg
Imagen de Levi Bare en Unsplash

8 libros que quiero leer

La semana pasada escribí acerca de un libro que me recomendaron ¡y me encantó! Como ya has de saber, ¡los libros son una parte muy importante de mi vida! Y en mi opinión es imposible tener demasiados.

El problema de ser amante de libros es que cada vez que te recomiendan uno lo buscas, lo agregas a tu lista de “Libros que quiero comprar” o a la categoría de “Libros que ya compré y aún no he leído porque sigo leyendo libros que compré hace dos años porque siempre compro demasiados libros.”

Pues, de mis listas les voy a compartir 8 títulos y por qué los quiero leer.

  1. Bonhoeffer: Pastor, Mártir, Profeta, Espía de Eric Metaxas

Bonhoeffer

Este héroe cristiano me era desconocido hasta hace un par de años. Pero, fue un creyente alemán que en la segunda guerra mundial se opuso fuertemente a las atrocidades que se estaban cometiendo en su país, frecuentemente por escrito. He encontrado varias citas de sus escritos que son tan buenas que quiero saber más acerca de este hombre que a final de cuentas murió por vivir su fe.

2. Siete mujeres y el secreto de su grandeza de Eric Metaxas

7 mujeres

Nunca puede uno aprender suficiente sobre las mujeres que son héroes de la fe. En este libro, se cuentan las historias de siete mujeres extraordinarias y espero poder aprender de ellas cómo también ser una mujer con grandeza en los ojos de Dios.

3. Cómo Ganar Amigos e Influir en las Personas de Dale Carnegie

Cómo ganar amigos e influir en las personas

Este libro antiguo tiene un punto de vista secular, pero es un clásico y quisiera leerlo para aprender más sobre las interacciones humanas. Creo que este conocimiento podría ayudar especialmente en el evangelismo, siempre que mantenga mis prácticas bajo la guía del Espíritu Santo.

4. Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva de Stephen R. Covey

7 hábitos

De nuevo, un libro secular, que puede ayudarme a ser más eficiente. Creo que es importante que los creyentes administren bien su tiempo y sus talentos para la gloria de Dios y este libro me puede enseñar cómo formar hábitos en mi vida que me permitirán ser más eficiente y efectiva en lo que hago.

5. La Princesa Prometida de William Goldman

La princesa prometida

Esta sería a penas la segunda novela en mi vida que compro gracias a la película. Es una bella  historia llena de romance y de aventura y quiero disfrutar todas esas profundidades que se pierden en las películas. Nunca está demás leer una historia sobre la eterna batalla entre lo malo y lo bueno. ¡Estoy segura que lo voy a disfrutar!

6. La trilogía del Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien

La trilogía del Señor de los anillos

¡Me encantan los libros de C.S. Lewis! Y cuando me enteré de que J. R. R. Tolkien era su amigo, decidí que tenía que leer sus libros tan famosos. Tengo años queriendo leer esta serie. Sé que encontraré en esta saga representaciones de la Verdad y la Luz, de la Maldad y las Tinieblas y la batalla que han estado peleando desde que un ángel cayó desde el cielo como un rayo.

7. Qué Enseña la Biblia realmente acerca de la Homosexualidad? de Kevin DeYoung

¿Qué enseña la Biblia realmente acerca de la Homosexualidad?

Creo que este libro le hace buena compañía a otro que se llama ¿Es Dios anti-gay? de Sam Allberry (que tristemente, aún no lo encuentro en español). Ofrece una sencilla explicación de lo que la Biblia enseña sobre este tema tan controversial. Hace 20 años, prácticamente no se mencionaba, pero hoy, tenemos que estar listos para conversar con gracia y verdad acerca de la homosexualidad, qué es, por qué sucede y qué debemos hacer cuando sucede.

8. Mujer de la Palabra de Jen Wilkin

Mujer de la Palabra

Para los que creemos que las mujeres deben mantener silencio en la iglesia local, como lo enseñó el apóstol Pablo, es fácil suponer que las mujeres no tienen por qué estudiar. ¡Pero tal idea es peligrosa! Las mujeres tenemos el encargo de enseñar a las más jóvenes y a nuestros hijos. Y lo que es más importante: las mujeres tenemos el privilegio y la responsabilidad de conocer y adorar a nuestro Dios. Por eso es esencial que las mujeres también estudiemos la Palabra. Tristemente, son raras las veces que alguien nos enseña cómo estudiar las Escrituras, pero este libro tiene la meta de ayudarnos a estudiar, a ser mujeres de la Palabra.

Espero poder leer estos libros pronto. ¿Ya has leído alguno? ¿Cuáles libros me recomendarías tú?

15 cosas que no quiero hacer antes de morir

El mundo está lleno de listas de qué hacer antes de morir.

“100 cosas que debes hacer antes de morir” o “25 cosas que quiero hacer antes de morir” o “Antes de morir, tienes que realizar estas 30 actividades.”

Unos quieren ver las 7 maravillas. Otros quieren lanzarse de un avión con paracaídas. ¡Todos quieren pasar tiempo con sus seres queridos!

melissa-313558
Imagen de Melissa en Unsplash

Pero, ¿qué tal una lista de lo que esperas nunca hacer antes de morir?

Hoy te comparto mi lista de 15 cosas que no quiero hacer antes de morir.

  1. ¡Fracturarme un hueso!
  2. Dejar la comunión de la asamblea local.
  3. Rechazar la voluntad específica de Dios.
  4. ¡Volver a probar tacos de sesos!
  5. Cortarme el cabello.
  6. Quedarme ciega.
  7. Pelearme con mi esposo.
  8. ¡Tener una alergia a alguna comida!
  9. Pasar un día sin orar.
  10. ¡Ser una anciana amargada!
  11. Permitir que mi pasaporte esté vencido.
  12. ¡Dejar de disfrutar la música navideña!
  13. Dejar de escribir.
  14. Tener un hijo no salvo.
  15. Disminuir la importancia de compartir el evangelio.

En la lista sí puse algunas cosas chistosas, pero pensar en la muerte no es lo más divertido. Su valor está en que añade una perspectiva diferente a las acciones y acciones que tomamos. Ya hablando en serio, hay ciertas prioridades en mi vida que deben cambiar, si voy a cumplir con esta lista.

¿Tienes tú una lista de cosas que no quieres hacer antes de morir? ¿Hay algo que necesitas modificar para vivir la vida que quieres presentar al Señor?

¿cuáles cantos enseñamos a los niños?

Hace varios años publiqué esta entrada en inglés. Hoy, lo quiero compartir con ustedes ¡porque creo que el mensaje es igual de relevante!

En el pueblo donde crecí, un hermano tiene un negocio de herrería. Hace poco, en el taller se oía un canto conocido de la boca de uno de los trabajadores.

El hermano se dio cuenta que el hombre, ya con más de 20 años, estaba cantando “Cuidado mis ojitos lo que véis.”

Resulta que el empleado antes iba a la escuelita bíblica. Nunca fue salvo y con el tiempo dejó de ir. 

Pero aún recordaba los cantos. 

ben-white-197668
Imagen de Ben White en Unsplash

¡Con razón siempre le era importante a mi papá que cantáramos ciertos coritos en la clase bíblica! 

La mayoría de los cantos en nuestros himnarios hablan sólo de historias de la Biblia o principios bíblicos, por ejemplo, “Sólo un jovencito” o “Mi Dios es tan fuerte.”

Mis cantos preferidos son los que hablan directamente del evangelio como el canto de los crayones.

Por otro lado, hay unos coros que no enseñan mucho, se tratan más de diversión. Un ejemplo de esto es “Soy soldado de Jesús.”

Y a primera vista no tiene nada de malo…

Pero, es que cuando le enseñas a los niños un canto, se les va a quedar. 

Llevarán ese canto con ellos a sus hogares. Sus padres los oirán. Años después, como adultos, recordaran partes del canto. Quizás hasta sus hijos los oigan.

¿Qué queremos que recuerden? 

¿“Soy soldado de Jesús” y “Nuestro padre Abraham tiene muchos hijos…”

O ¿queremos que recuerden “La B I B L IA es el libro de mi Dios” y “El camino al cielo es Cristo…”?

¡Los cantos que enseñamos a los niños son muy importantes!