temblor

Hace dos años un evento sacudió nuestro país. Muchos nunca habíamos visto tanta solidaridad y fueron momentos de orgullo, al igual que pena. Una amiga escribió un poema que me compartió este año ¡y tengo que compartirlo con ustedes!

TEMBLOR

Aunque retumben mar y tierra

Y sacudan hoy mi fe,

Aunque se venga abajo el mundo

Al final, no temeré.

Tú estarás conmigo siempre

A ti alzaré mi voz,

Y aun si partiera esta noche

En tus manos yo estoy.

En medio del dolor y llanto

Y la cruel desolación,

En los escombros de mi alma

Donde hoy no hay canción,

Ahí dame fuerza y refugio

Quiero escuchar tu voz,

Convierte hoy mi desconsuelo

En alabanza a Ti, Señor.

Hoy muéstrame misericordia

Y tu grande salvación,

Aunque la noche fría llegue,

Que me encuentre en la labor

De levantar al que ha caído

Y al hambriento darle pan,

Llorar al lado del que llora

Y la tiniebla alumbrar.

Viridiana Álvarez Tello

IMG_20190406_112909019.jpg

 

Soy Viri, tengo 25 años y actualmente soy artista amateur. Poblana de nacimiento, como los chiles en nogada. Me gusta leer, escribir, dibujar, y de vez en cuando tocar la guitarra y cantar.

montaña blanca

Hoy es un gusto compartirles un escrito poético no mío, sino de una amiga. ¡Espero lo disfruten como yo!

MONTAÑA BLANCA

Mira hacia arriba, mira la blanca montaña que acabas de conquistar.

Mira cuán pequeño eres.

Mira tus pies esforzándose por no caer. Le temes a la capa de hielo sobre el asfalto de una carretera estrecha y solitaria, temes resbalar porque aún te quedan por andar unos tres o cuatro kilómetros cuesta abajo, para llegar al pequeño pueblo donde te sentirás a salvo del gélido viento que ahora azota tu piel y quema tu rostro.

Mira a tu derecha, el Sol casi ha descendido por completo y pronto reemplazarán los tonos violetas al anaranjado y al rojizo que ahora inundan el horizonte.

La temperatura que continúa bajando con el Sol, tan escandalosa y estrepitosa, que lo puedes percibir hasta con el más pequeño de tus huesos.

Llegarás a tiempo, no deberás preocuparte por la helada noche, varios grados bajo cero.

Vivías en medio del verde, extendías la mano y encontrabas fácilmente una fruta jugosa y fresca que echarte a la boca. Los mangos maduraban y caían al suelo sin que nadie los recogiese, eran tantos que ya nadie quería comerlos.

La hora más agradable era justo la que antecedía al amanecer, cuando la noche alcanzaba su punto más fresco y tu piel se libraba por un poco del permanente calor.

No ha pasado tanto tiempo. Fue en una sola vida que el viaje te llevó hasta ese paraje nevado.

Te preguntas ¿Qué es la eternidad? ¿Qué es un tiempo sin principio ni final?

Ahora crees entenderlo, la eternidad no es una línea dibujada, carece de estado, carece de forma. Piensas que es parecido a la sensación tranquila que ahora recorre cada milímetro de tu ser, cada fibra de tu alma y cada rincón de tu espíritu.

Aún hay más que quiero mostrarte, aún hay paisajes que pueden estremecerte.

Mira, mírame a mí.

Mira el cuadro que yace frente a ti.

Lo sientes, sientes un suspiro abandonar tu cuerpo y un pensamiento nacer en tus ojos y terminar en algún lugar de tus entrañas.

Me escuchas, me escuchas en el viento que en tus oídos pareciera cantar a murmullos sin palabras.

Abandónate a mí y colmaré tus sentidos.

Abandónate a mí y aprenderás de los misterios.

Abandónate a mí y hallarás aún y lo que todavía no sabes que buscas.

Helena Tornel.png

Helena Tornel

Mi primer gran sueño fue escribir, mientras que publicar es uno que va naciendo. Soy escritor aficionado y mi género es la ficción y poesía lírica.

Nací en México, crecí muy cerca de Guatemala y he pasado la vida viajando. Espero que mis palabras sirvan cual ventanas a quien desee volar a través de las letras.

Mi manera preferida de evangelizar

Le pregunté a una amiga que fue misionera durante muchos años cuál es su manera preferida de compartir el evangelio. ¡Les comparto su respuesta, esperando les inspire!

Mi manera preferida de compartir el Evangelio es en conversación cuando visito a las personas. Como enfermera misionera en Zambia, muchas veces se me daba la responsabilidad de explicarles a los pacientes su diagnóstico médico. A veces eran noticias que deprimían a los pacientes y quería darles un poco de esperanza a la vez, entonces hablaba del Cielo y del Hijo de Dios que nos amó y se dio a si mismo por nosotros en la cruz del Calvario. Muchas veces, el paciente estaba a penas procesando las noticias del diagnóstico y el Evangelio no penetraba, pero en otras ocasiones los pacientes se aferraban de esta esperanza eterna que tenemos en Cristo Jesús.

También me encanta regalar literatura cristiana en las frecuentes ocasiones que tenemos en la vida para detenernos unos momentos, en gasolineras, en restaurantes o caminando en el parque. Disfruto las historias que oigo de los muchos que han acudido al Salvador simplemente por leer un folleto o una revista VÍA.

Otra de las maneras preferidas de compartir el evangelio es a través de la enseñanza de los niños en la Escuela dominical. He llegado a tener sesiones espontáneas de clases bíblicas en Zambia cualquier día de la semana y en cinco minutos ya tenía un grupo grande. Escuchaban de manera atenta mientras se leía y se explicaba la Palabra de Dios. Sabemos que leer la Palabra de Dios NUNCA es malgastar tiempo. Una simple historia de la Biblia puede ayudar a que el Evangelio quede claro en la mente de un niño y salvar almas por la eternidad. Aún aquí en Canadá, me encanta enseñar a los niños, sabiendo que cada uno de ellos tiene un alma que salvar.

Últimamente, he sentido convicción acerca de testificar a mis amigos y vecinos quienes posiblemente me darían las gracias por compartir las noticias de vida eterna que se ofrece a todos. He oído varios testimonios últimamente de gente que dijo, “¿Cómo es posible que un cristiano se quede con estas buenas noticias de vida eterna?” Son las mejores noticias del mundo y son para todos. Quizás no muchos las quieran oír, pero uno nunca sabe cuando alguien podría quedar encantado de oír este mensaje de esperanza y acudir al Salvador. ¿Cómo responderé al Señor en el día venidero cuando me pregunte, “¿Por qué no les hablaste de Mí a los que te rodeaban?

36002957_1113802592092790_1889737442181775360_n.jpg

Tanis Walker fue adoptada a la familia de Dios a la edad de 7 años, fue enfermera misionera en Zambia durante veintidós años y es madre adoptiva de dos niñas hermosas. Ahora, se congrega en el local 5th Avenue en Portage la Prairie, Canadá y disfruta su nuevo trabajo como enfermera particular. Su versículo favorito es el Salmo 18:30 y su palabra favorita es “imaginar.”

la hospitalidad, antes del matrimonio

Invité a una amiga a compartir hoy sobre el tema de mostrar hospitalidad estando aún soltero o soltera. ¡Espero sus pensamientos te inspiren!
De esas palabras bonitas que adornan nuestra Biblia, y que se espera adornen nuestra vida también. La Palabra de Dios nos exhorta a practicarla (Rom. 12:13), a apreciarla (1Ti.5:10), a no olvidarla (Heb. 13:2). Pero ¿qué es, y cómo se vive?
El término en el lenguaje original es Philoxenia, y es la unión de dos palabras: amor por los extraños o necesitados. ¡Y es un término muy cercano a Su corazón! (Ef. 2). 
El deseo de Dios es que vivamos vidas que lo honren siguiendo con devoción Sus Caminos, y para esto debemos dirigir nuestras miradas a lo que es realmente importante para Él. El que me ama, mi palabra guardará (Jn. 14:23).
Ya sea que seas estudiante, trabajador, joven, adulto; soltero o casado; siempre tendrás una oportunidad para apreciar este hermoso ministerio. 
¡Practica la hospitalidad!
¿Recuerdas a Marta, cuyos hermanos Lázaro y María compartían tanto el amor por el Señor, como su deseo de usar su casa para hospedarle? 
Abrir tu casa puede resultar difícil cuando aún vives con tus padres, o no tienes un lugar disponible. Pero como aquella casa de Betania, tiene muchos más elementos para notar allí. Marta estaba cocinando, ¿hay alguna comida, postre o botana que pudieras compartir con alguien? ¿Hay algo en lo que pudieras invertir tu esfuerzo para alimentar al necesitado? María estaba escuchando. ¿Hay alguien a quien pudieras invitar un café para escuchar sus inquietudes, orar por ellos, compartir sus cargas? En otra ocasión, en la misma casa, vemos a Lázaro compartiendo de la comunión “a la mesa”, ¿habrá alguna forma de mostrar esa comunión con los creyentes, apreciando el tiempo juntos y abriendo oportunidades para la convivencia? 
Tal como ves, la hospitalidad no es un trabajo de un solo ingrediente. El amor hermanable por el necesitado se evidencia cuando en obediencia a tu Dios, quieres invertir de tus recursos para cuidar de tus hermanos, o de personas a las que Dios te llama a ayudar. 
Tu puedes practicarla, no la olvides en tu día a día, ¡apréciala! como Él lo hace. 
image1
Andrea Gómez es misionera a tiempo completo en Guerrero, México.

5 consejos de una maestra de primaria que ayudarán en la clase bíblica

Amanda Thiessen es una maestra, no sólo de la escuela bíblica, sino también en el ámbito secular. Le pedí que nos compartiera algunas cosas que aprendió como maestra, que nos podrían ayudar a nosotros como maestros de la escuela dominical.

element5-digital-352043.jpg
Imagen de Element5 Digital en Unsplash

Después de haber dado clases a niños de primaria, trabajado con niños por mucho tiempo y estudiar bastante sobre la docencia, hay varias cosas que me fueron de ayuda al dar clases en la escuela dominical.

1. Antes de poder aprender, los alumnos necesitan saber que están seguros y que son amados.

Este es un trabajo delicado hoy en día y los maestros debemos tener cuidado, pero antes de poder aprender necesitan sentirse cómodos en su ambiente y saber que la persona que les está enseñando tiene cuidado de sus almas.

2. Cada alumno aprende de manera diferente.

Cada niño que llega a la clase bíblica tiene un estilo diferente de aprender y esto hace más complicado el trabajo del maestro: el asegurarse de que cada niño sale de la clase habiendo aprendido la lección. Es importante que los maestros hayan alcanzado al alumno visual, auditivo, kinestésico y también los que aprenden por leer y escribir.

Aquí hay unas sugerencias sobre cómo tratar con cada estilo de aprendizaje en cada lección:

  • El alumno kinestésico aprende con las manos y lo ayudan las manualidades, el colorear, las ilustraciones que pueden tocar, etc.
  • El alumno auditivo es el que aprende mejor al escuchar y hay que asegurarnos de que estemos comunicándonos de manera clara.
  • El alumno visual es el que aprende viendo; las ilustraciones, las imágenes y claves visuales son importantes para él.
  • El alumno que aprende por leer y escribir, necesita hacer eso. Lo puedes ayudar pidiéndole que lea el pasaje de la Biblia y que escriba en el pizarrón, que tome notas de la clase o que haga un resumen de la historia.

3. Para concretar la lección en las mentes de los alumnos, necesitan practicar lo que han aprendido a través de las cuatro formas de comunicación.

En cada lección, cada niño debe:

Leer

Escribir

Escuchar y

Hablar

sobre lo que están aprendiendo.

4. Los niños deben estar involucrados en la lección.

Si buscas en línea, hay muchos recursos que te pueden ayudar a involucrar a los niños en una lección. Si el alumno no está participando, no está aprendiendo.

5. A los niños les encanta ser reconocidos.

Reconocerles es pedirle a varios que respondan preguntas, darles algún detalle por responder bien, un premio por su buen esfuerzo o trabajar junto a ti por un tiempo preestablecido. A veces, simplemente es decirle que reconoces su esfuerzo. Les encanta que uno reconozca lo que están procurando. Esto también ayudará a controlar el ambiente.

Agradezco a Amanda por tomar el tiempo de darnos estos consejos. Sé que me ayudarán a mí en la escuela bíblica. ¿Qué te parecieron sus ideas? ¿Hay algo más que tu crees sería bueno agregar?

FF-108

 

Amanda Thiessen tiene una pasión por la enseñanza y los niños. Es Licenciada en Docencia y está completando una maestría en Docencia de Lenguas. Vive en Nevada, Missouri y sigue activa en los ámbitos de la educación y la Escuela dominical.