lo que nadie te puede hacer

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Romanos 8:35

Es interesante que el apóstol nos da una lista de cosas que nos pueden pasar, cosas que podemos vivir o sentir.

Pero, la pregunta que hace no es: “¿Qué nos separará del amor de Cristo?”

Es: “¿Quién nos separará del amor de Cristo?”

Cuando consideramos este versículo es fácil enfocarnos en los que nos pasa. Circunstancias de tribulación, falta económica o peligro e inseguridad.

Pero, detrás de cada una de estas cosas existe una persona.

Es otro ser humano el que causa angustia. Es otro ser humano el que me persigue. Es otro ser humano el que trae la espada que amenaza mi vida.

Y a veces es la persona que menos esperaba, una persona en quien confiaba.

Pero, Romanos 8:35 asegura que nadie, ninguna persona, me puede separar del amor de Cristo.

No importa lo que me hagan, no me pueden separar del amor de Cristo.

gaelle-marcel-189753
Imagen de Gaelle Marcel / CC-BY

 

el día después

Hoy es el día después del 25 de diciembre.

No se le conoce como el 26, sólo es para casi todos “el día después de…” Así es con todos los días grandes, ¿no? Los niños no piensan en el 7 de enero. Ése es el día después de los regalos. Las madres no piensan en el 11 de mayo. Ése es el día después de las atenciones. Los días después son los días en el que se va la emoción. Ya los regalos no son nuevos. Ya pasó la celebración. Ya llegó la realidad.

pvchqvnz7rm-allef-vinicius.jpg
Imagen de Allef Vinicius / CC-BY

Y es fácil sentirse decepcionado.

De hecho, sentirse así después de toda la emoción de las fiestas, es normal. Sólo no es bueno quedarse en ese estado emocional. Cierto, la celebración ya pasó. Las vacaciones se van, los regalos pierden su novedad.

Pero, la verdadera razón por la que celebramos ¡ahí sigue!

No quiero decir que debemos vivir siempre en un estado de emoción o celebración. Eso es imposible.

Lo que es posible es vivir contentos.

No bailando de felicidad a diario ni brincando de alegría. Pero, contentos. Podemos estar agradecidos y sentir satisfacción porque aunque la fiesta se acabó, la verdad no ha cambiado: vino el Salvador.

Aún “el día después de,” podemos estar contentos porque vino el Salvador.

un resumen de la semana + una descarga gratuita

Lo destacado de la semana:

Obvio, el cambio de casa. Estoy emocionada y estoy estresada. Emocionada, porque creo que Dios nos guió a esta casa y estoy ansiosa por usarla para Su obra. Estrenada porque siento que no voy a tener tiempo de empacar todo y llevarlo para la otra casa antes de la fecha límite.

La lección de la semana:

La fe en Dios y su provisión. Cuando me avisaron que tendríamos que salirnos de esta casita que ha sido nuestro hogar desde que nos casamos, estaba menos triste de lo esperado. Pero, por otro lado, sí me puse nerviosa. ¿Qué tal si la única casa que encontrábamos no tenía cuarto para visitas? ¿Qué tal si no tenía lugar para plantas? ¿Qué tal si…? Pero, como siempre Dios nos guió a un lugar adecuado para servirle. Dios a vuelto a comprobar que Él sabe exactamente lo que necesitamos y nos lo da.

El versículo de la semana:

No me tomé el tiempo para diseñar un versículo. ¡Les comparto uno que encontré en línea!

a4afd37ece254df898d0a47cb3c4449f.jpg

10 cosas que cuando suceden, me encanta

La vida está llena de pequeñas maravillas. ¡De eso se trata cada entrada los martes en este blog! Hoy les comparto una lista de 10 cosas que me encanta cuando suceden.

1. Cuando encuentro una libreta bonita.

2. Cuando internet es rapidísimo.

3. Cuando llueve toda la tarde.

4. Cuando veo un elefante, ¡en arte o en vida real!

photo-1438866612080-aba418f9046c.jpeg
Imagen de Alexandre Chambon / CC-BY

5. Cuando hay una luna grande y anaranjada en el cielo oscuro.

6. Cuando me sirven agua de horchata hecha en casa.

7. Cuando llega la temporada de mandarinas.

8. Cuando una amiga de toda la vida me abraza.

9. Cuando encuentro un versículo que me recuerda algo sobre el carácter de Dios.

10. ¡Cuando alguno de ustedes me manda un mensaje para decirme que algo que escribí les ayudó o les animó! Me encanta, gracias.

3 apoyos para la adoración

El domingo es un día de adoración.

Pero, hay ocasiones cuando necesitas un poco de ayuda. Hoy les voy a compartir las cositas que me ayudan a adorar, cuando se me hace difícil.

1. La música.

¡No hay nada que tranquilizar mi espíritu y elevar mi corazón hacia el Señor como un buen himno, bien interpretado!

 

2. Una meditación de alguien más.

No a todos les encanta leer, pero las meditaciones generalmente tienden a ser cortas y de mucho provecho espiritual. La adoración de alguien más puede llevarme también a adorar.

http://www.salvoxgracia.com/lo-mundo-nunca-habia-visto-lo-cielo-nunca-habia-visto/

3. Una petición.

Aquí viene una clave de la adoración, algo que es fácil olvidar: lo que yo puedo dar a Dios, lo tengo porque Dios me lo dio. Y esto incluye mi meditación de adoración hacia Él. Entonces, cuando estoy en circunstancias que causan dificultad en mi adoración, le pido a Dios que me ayude a adorar, que me muestre algo de Él para poder adorarle. ¡Qué generoso es Dios! Él me da para que yo se lo pueda ofrecer.

Espero esto te ayude en tu vida de adoración. ¿Qué haces tú cuando no puedes adorar? ¿Tienes otras formas de solucionar el problema? ¡Espero ver tu respuesta en los comentarios!