lo que Satanás más quiere que dejes de hacer

El diablo es mucho más poderoso que uno.

Él tiene mucha más experiencia, es fuerte, es espíritu y conoce la Biblia muy bien.

¿Cómo crees que puedes ganarle a Él?

Un ser humano como tú y yo, tan frágil que una gripa nos tira a la cama, tan débiles que una ligera tentación de enojo nos hace pecar con palabras en contra de nuestros hermanos. Somos tan pequeños. ¿Qué podemos hacer nosotros en contra del ángel más poderoso que Dios creo?

Reconocer nuestra debilidad es la clave.

Porque cuando uno reconoce su falta de toda capacidad y fuerza, uno se dirige a Dios. Y como niño pequeño se vuelve totalmente dependiente.

El diablo nos ataca con tentaciones en nuestra vida personal, crítica de otras personas, desánimo por dentro, división por fuera. Su único anhelo es la destrucción de la obra del Señor. Su deseo es destruir todo lo que el Señor ha hecho en nosotros.

Y nuestra mejor forma de defendernos es ir a Dios en oración.

La oración nos pone en presencia del Señor. Nos ayuda a reconocer la realidad de la inmensa fuerza de Su brazo salvador. Nos da ánimo para salir y proclamar la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. Y la oración nos sana y nos da paz cuando regresamos heridos de la batalla espiritual.

6n_ttu58ldc-alejandro-alvarez.jpg
Imagen de Alejandro Alvarez / CC-BY

Amigo lector, ¡ora!

¡Ora por tu vida espiritual! ¡Ora, que del Señor depende todo lo que eres! Ora, porque Dios obrará más entre más se lo pidas. Ora por la salvación de almas. Ora por sabiduría. Ora por victoria.

Tú sólo no puedes vencer al diablo. Satanás nos puede derrotar con su meñique. Pero, ¡El Señor está con nosotros! ¿Quién contra nosotros?

¡Ora! Quédate cerca del Señor. Deténte en su presencia. Escóndete detrás de Él. 

¡Ora! Ora que Él levante sus millares en contra del Enemigo. Ora que Él envíe sus huestes a la batalla. Ora que Él te infunda de valor.

¡Ora! Porque Satanás temblará.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!