lo que hay en el corazón

alex-holyoake-354923.jpg
Imagen de Alex Holyoake en Unsplash

En septiembre de 2013 pasamos un susto terrible cuando uno de nuestros alumnos de la clase bíblica terminó en el hospital.

Lalo había sufrido algún tipo de ataque cardíaco.

Gracias a Dios, salió bien. Resulta, que nació con un problema del corazón. Pero, no teníamos idea.

Esa semana, fue testigo de una pelea fuerte y el susto le causó una reacción en su corazón.

Ahora, está corriendo como si nada, igual de travieso que siempre. Pero nunca olvidaré el momento en el que su hermana me dijo por qué no podía venir a la clase ese día. ¡Casi me da un ataque a mí! Comencé a orar como nunca lo había hecho antes.

De repente, entendí lo que había en mi corazón.

Cuando la Muerte se acerca a uno de tus niños de esa manera, los ojos del alma se enfocan de inmediato. Ven con una inusual claridad y agudeza lo que realmente es importante.

En ese momento, me di cuenta que Lalo necesitaba el Evangelio.

Otra vez. Necesitaba saber de su pecado y la forma que Dios ofrecía de salvarlo.

¡No podíamos perder a Lalo!

Apenas estaba creciendo. Apenas estaba memorizando versículos de la Biblia. A penas estaba empezando a entender la disciplina y el amor. ¡Y aún no era salvo!

Y luego, pasó la crisis.

Después de unas semanas, pudo levantarse de nuevo. Luego, se le dio permiso de jugar de nuevo, con tal de que no corriera ni se emocionara (¡para cualquier niño de 8 años, una imposibilidad!). Pronto, la gente dejó de preguntar cómo estaba.

Podíamos ver que estaba bien.

Y ¿qué pasó en nuestros corazones?

¿Permanece en mí ese deseo intenso de que Lalo conozca el Evangelio? ¿Aún siento la urgencia de que él tiene que saber de la salvación? ¿Aún oro tantas veces al día por su alma?

No estoy diciendo que debemos permanecer en un estado de crisis emocional constante.

Pero, sí debemos constantemente actuar como si la salvación fuera algo urgente.

Por que lo es.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!