la vez que me di por vencida

Esta es otra entrada que ya tiene varios años, pero el mensaje es muy importante hoy.

olivia-snow-265289.jpg
Imagen de Olivia Snow en Unsplash

En enero de 2012, quité a Vanesa* de mi list de oración.

La había agregado unos años antes, cuando mi amiga me pidió que orara por su restauración y bienestar espiritual. En ese tiempo, no le iba tan bien.

Vanesa no vivía cerca de mí, entonces al orar, no pude observar los resultados. Con el tiempo, me enteré de que había completamente dejado de reunirse con la iglesia local. Ya no participaba en los eventos de la asamblea; al parecer simplemente no le importaba.

Entonces, al iniciar el año, cuando agregué a varios hermanos nuevos a mi lista de oración, tomé una decisión difícil. Suspiré, agaché la cabeza y decidí mejor usar mi tiempo de oración para el beneficio de otros.

Con tristeza, reemplacé su nombre.

No quería decir que jamás oraría por ella de nuevo, simplemente ya no la incluiría en mi tiempo de oración diario.

Pero, Dios me tenía una sorpresa.

Y una amonestación.

A finales del mes de enero, recibí un correo de mi amiga. Me contó que Vanesa había decido enfocarse más en agradar a Dios y se estaba congregando de nuevo.

¡Qué poca fe! Yo me había rendido justo antes de que Dios mostrara el fruto de todas esas oraciones y todo el esfuerzo de los hermanos.

Dios no se dio por vencido con ella.

¡Qué vergüenza reconocer que yo sí lo había hecho!

“[Mujer] de poca fe! ¿Por qué dudaste?” Mateo 14:31

Y ¡qué gozo saber que Él jamás se dará por vencido conmigo tampoco!

¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida… Isaías 49:15,16a

*Cambié los nombres y algunas circunstancias por razones de privacidad.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!