¿eres bueno?

A veces, cuando estás sirviendo a Dios (o aún cuando te llega el deseo de servir a Dios) de repente sientes que eres un buen creyente por tener ese deseo. O que eres un poco superior al creyente que no es tan servicial como tú.

¡Qué peligro!

“Cada vez que pensemos que nuestra vida religiosa nos está haciendo sentir que somos buenos – y sobre todo que somos mejores que los demás – creo que podemos estar seguros de que es el diablo, y no Dios, quien está obrando en nosotros.” ~C. S. Lewis

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!