el reto de Pablo

retodepablo.png

Pablo tuvo la mejor educación religiosa y académica que se podía obtener en sus tiempos. Fue el único apóstol que fue salvo a través de una aparición de Cristo desde el cielo, viajó mucho, tuvo varias visiones y miles fueron salvos gracias a sus esfuerzos en el evangelio. Además, fue el apóstol que más libros escribió en el Nuevo Testamento.

Pero, Pablo no se jactaba de todo lo que era y había hecho.

Desde el punto de vista humano, Pablo era el cristiano estrella de sus tiempos. Pero, no lo dijo. No se consideraba mejor que los demás apóstoles, no se consideraba superior a los creyentes salvos por sus predicaciones. Pablo enseñaba y aconsejaba con una actitud de siervo.

Pablo era humilde.

Quería lo mejor para los creyentes aunque él sufriera. Quería que a ellos les fuera bien, a pesar de lo que hubieran dicho de él. Pablo quería que ellos tuvieran éxito en su vida cristiana, sin importar si le agradecían su árduo trabajo o no.

El reto que tenemos para este fin es buscar una oportunidad para mostrar la humildad.

Podría ser quedarte callado cuando alguien te contradice (¡con tal de que no se trate de una doctrina!), podría ser servir a alguien, haciendo algo para ellos que les aligere su carga, podría ser permitir que alguien más elija lo que van a hacer en su rato libre. Quizás parezcan cosas pequeñas, pero si tomamos recordamos lo que somos ante Dios y lo que Él ha hecho por nosotros, será lo más natural del mundo ser humildes en cosas pequeñas y en cosas grandes!

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!