el reto de Daniel

daniel1.8.jpg

Daniel fue un joven que se separó del pecado del mundo.

Daniel asistía a una de las mejores universidades de su época. Él estaba rodeado de personas que no creían en Dios. Y los pocos que sí creían lo mismo que él, se estaban dejando llevar por las costumbres de los demás. Cuando sus amigos que también creían en Dios, se involucraron en actividades del mundo, cuando se contaminaron con el ambiente de pecado, cuando se rindieron a las presiones de un rey pagano, Daniel se mantuvo separado, santo.

El reto de este fin es quedarnos separados, santos.

Si hay una actividad que no glorificaría a Dios, nos apartamos. Al encontrarnos en un ambiente de pecado, nos alejamos. Cuando nos presionan a hacer cosas que no debemos, nos mantenemos firmes.

Santos.

Si en la platica con otros entra el chisme, nos apartamos. Al ver que los amigos o las amigas empiezan ver páginas con fotos indecentes o revisar tips sobre cómo las chicas pueden llamar más la atención, nos alejamos. Cuando los compañeros nos presionan a faltar a la reunión para terminar la tarea juntos, nos mantenemos firmes.

Santos.

Este fin, separémonos de lo que no le agradaría al Señor.

Seamos santos.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!