Dios quiere que seas misionero

¿Recuerdas el día que Dios te llamó a creer?

El día que leíste un versículo, o alguien te compartió el evangelio, o quizás estabas escuchando una predicación.

Y Dios habló a tu corazón. Te llamó a creer.

Respondiste al llamado. Aceptaste la salvación que Dios te quería dar.

Ese día que Dios te salvó.

¡Qué gozo!

Ahora eras hijo de Dios. Habías sido redimido para Dios y para el Cordero. Santificado mediante la ofrenda del Señor Jesucristo. Habías obedecido al evangelio de Dios.

Y luego sonó el eco de las palabras antiguas de los leprosos afuera de Samaria. “No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos…” Y siguen resonando esas palabras.

Dios te está llamando a algo más.

Dios quiere que les cuentes a todos cuán grandes cosas Él ha hecho contigo. (Marcos 5:19) Te manda a predicar el evangelio. (Marcos 16:15) Te manda a convertir a otros en seguidores del Señor. (Mateo 28:19,20) Te llama a hablar la verdad de Cristo y lo que ha hecho. (Hechos 1:8)

La Biblia está llena de versículos que te llaman a compartir el evangelio.

Dios te llama a compartir el evangelio de la gloria de Cristo.

Dios te llama a ser misionero. 

Quizás Dios no te esté llamando a vivir en otro país, quizás no te esté llamando a aprender otro idioma, quizás no te esté llamando a viajar por todo el mundo.

O quizás sí.

Lo seguro es que Dios te está llamando a compartir el evangelio. Dios quiere que cada creyente sea misionero. Él te está llamando a ser misionero empezando, allí donde estás.

Porque ser creyente es ser misionero.

One thought on “Dios quiere que seas misionero

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!