Dios en la oscuridad

Hoy comparto una cita con ustedes del libro de  A. W. Tozer, El conocimiento del Dios santo. 

Es de ánimo notar cuántas de las poderosas obras de Dios se han hecho en secreto, lejos de los ojos indiscretos de los hombres o los ángeles. Cuando Dios creó los cielos y la tierra, las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Cuando el Hijo Eterno tomó carne, fue llevado por un tiempo en la oscuridad del vientre … Cuando murió por la vida del mundo, fue en la oscuridad, sin ser visto por nadie al final. Cuando se levantó de los muertos, fue “muy de mañana.” Nadie lo vio resucitar. Es como si Dios estuviera diciendo, “Lo que soy es lo único que te debe importar, porque sobre eso se basan tu esperanza y tu paz. Yo haré lo que haré y al final todo saldrá a la luz, pero cómo lo hago es secreto mío. Confía en mi y no temas.”

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!