cuando no tengo control en mi vida

Lo destacado de la semana:

¡Fue muy bueno tener a un amigo de Guadalajara en casa! Estuvo con nosotros toda la semana y nos ayudó a preparar algunas cosas para las clases de niños de la próxima semana.

La lección de la semana:

Cuando estás enfermo, no tienes control. No tienes control de lo que hace tu cuerpo, no tienes control de la limpieza de tu casa, ¡ni mucho menos tienes control de los preparativos que se están haciendo para las clases de niños de la próxima semana! Entonces, esta semana tuve que aprender a confiar. Tuve que confiar que Dios estaba en control de lo que estaba sucediendo con mi cuerpo y que Ricky podía preparar todo lo de las clases con la ayuda de Samuel. Tuve que confiar que Ricky se encargaría de recoger la casa. Me di cuenta que para mí, lo más difícil de estar enferma es perder el control. Pero necesito aprender a confiar que puedo dejar el control en manos de Dios (¡y a veces, en manos de Ricky!)

El versículo de la semana:

1 Pedro 5:7 es buen versículo para lo que aprendí esta semana: “…echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros…” (Les incluyo la descarga gratuita.)

1ped.5.7.jpg

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!