¿confío en mi camino?

“…comeréis fruto de mentira, porque confiaste en tu camino…” Oseas 10:13

Al iniciar proyectos nuevos o empezar etapas nuevas en la vida, buscamos a Dios. Buscamos su voluntad, queremos saber que estamos tomando la decisión correcta, ¿verdad?

Pero, este versículo nos recuerda que a medio proyecto, ya teniendo el plan, o al encontrar la rutina en la nueva etapa, ya sintiéndonos más cómodos, hay que seguir buscando a Dios.

Israel cometió el error de suponer que como había caminado con Dios en el pasado, podía seguir por su camino y estaría bien. Yo también, he llegado a confiar en mi experiencia, en las veces pasadas que Dios me ha guiado.

Gran error.

No confíes en que hasta el momento has caminado con Dios. No confíes en tu experiencia. No te sueltes de la mano de Dios.

El corazón es engañoso. Nuestra experiencia falla. Nos desviamos del camino de Dios.

Y terminamos comiendo el fruto de la mentira.

Te quiero animar hoy a depender totalmente de Dios.

Al principio de una etapa nueva o al iniciar un nuevo proyecto, sí. Pero también en medio.

Y también al terminar.

Sólo Él te puede guiar a un lugar donde fluyen leche y miel y mantenerte en ese lugar, donde no tendrás que comer el fruto de la mentira.

levi-bare-262654.jpg
Imagen de Levi Bare en Unsplash

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!