compartir un versículo con un creyente

El reto de la semana pasada fue tener una predicación del evangelio en tu casa.

¿Qué te pareció? ¿Decidiste hacerlo? ¿Te pareció difícil?

Este fin es mucho más sencillo el reto, aunque también requiere de valor.

En una conversación con un creyente, coméntale un versículo que te haya llamado la atención últimamente.

No es necesario compartir algo personal o íntimo. Sólo menciona que hace unos días leíste tal versículo y te pareció bello o te retó a ser mejor creyente en cierto aspecto o te impulsó a compartir más el evangelio o te hizo adorar… Creo que este tipo de conversaciones deberían ser de lo más común y normal entre los creyentes.  Pero alguien tiene que tomar la iniciativa y ¿por qué no establecer esa costumbre nosotros? 

Este fin, cuando estés platicando con otro creyente, dile qué versículo te ha llamado la atención.

¡Quizás él también tendrá algo que compartir sobre el mismo versículo! O quizás, te quiera compartir otro versículo que para ella fue muy impactante. O quizás te vean raro.

Pero, nunca sabrás qué bien podría resultar de un comentario así, hasta que lo hagas.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!