para estudiar la Biblia

Cuando decides estudiar la Biblia, ¿por dónde puedes empezar? Si alguien te dice que quiere saber más sobre la Biblia, pero se confunde mucho, ¿cómo puedes ayudar? Si quisieras tener una idea general de las doctrinas de la Biblia, para poder explicarlas e manera sencilla a alguien más, ¿qué harías?

Te sugiero el curso Emaús.

Es una serie de libritos cortos que te ayudarán a estudiar la Biblia, desde un nivel básico hasta doctrinas complejas. El mismo librito te dice qué pasajes leer, tiene una corta explicación, y luego, varias preguntas para comprobar tu comprensión. Al final de cada libro, hay un pequeño examen sobre todo el tema que tocó el librito.

¡El curso es fácil de usar; puedes completarlo a tu paso y volver a leer cada explicación las veces que quieras!

Los libritos del curso de Emaús se diseñaron para leerse en un orden específico y para hacerlo en conjunto con un coordinador. Después de completar el librito y el examen, es ideal entregarle el examen al coordinador para que pueda checarlo y corregir cualquier mal entendido. Al final, ¡te quedas con tu libro y tu examen corregido! Puedes volver a leer el libro o estudiar el tema las veces que quieras. Te recomiendo este curso muchísimo. Empieza básico, pero además de reforzar lo que ya sabes, te ayudará a entender cómo explicarlo a alguien más. Y los libritos más avanzados sobre doctrinas, no se limitan a lo sencillo.

El curso Emaús es para ti, si quieres estudiar la Biblia, para tu amigo que acaba de creer en Cristo o para algún conocido que aún no es creyente ( ya que explica el evangelio de manera muy clara.)

Si deseas saber más, ¡aquí te dejo toda la información para que te envíen el primer librito del curso!

Screen Shot 2016-10-16 at 9.02.55 PM.png

la biografía de José Naranjo

Hoy les quiero recomendar una biografía que leí hace como cuatro años, Honor al mérito.

Se trata de un hermano llamado José Naranjo, no es famoso, pero fue fiel.

La corta historia me impactó bastante. Él tuvo influencia en los tiempos cuando a penas se estaban estableciendo las asambleas locales en Venezuela. ¡Y su biografía es gratis! La puedes descargar o leer en línea en la siguiente página: Tesoro Digital (Es la primera historia en la lista que aparece.)

¡Espero su historia te inspire como a mí!

3 citas

Hoy tengo tres citas para compartir. ¡Espero te inspiren!

  • Entre más alto el monte, más fuerte el viento, así entre más elevado el nivel de la vida, más fuertes las tentaciones del enemigo. ~ John Wycliffe

 

  • No hay obra mejor que agradar a Dios: servir agua, lavar trastes, ser zapatero o apóstol, todos son uno. Lavar trastes y predicar son lo mismo, en cuanto al hecho, para agradar a Dios.  ~William Tyndale

 

  • Padre, hazme un hombre de crisis. Lleva a los que tienen contacto conmigo a una decisión. No permitas que yo sea un señalamiento en un sólo camino, hazme una encrucijada para que, al ver a Cristo en mí, las personas tengan que decidirse por una dirección u otra.  ~Jim Elliot

¿por qué te destrozaría un Dios que te ama?

Leí este artículo en  www.arabahjoy.com y me tocó el corazón. Me comuniqué con la autora para obtener su permiso de traducirlo y compartirlo contigo. ¡Espero también te ayude!

¿Alguna vez has sentido que Dios te está destrozando? ¿Como si en lugar de amarte como debe, te está arruinando?

Para mi familia, este año ha sido uno de ruina y aunque sé que Dios es bueno y que me ama, me he preguntado qué está haciendo. Me he preguntado cómo saldrán las cosas.

Me he preguntado si algo bueno saldrá de las ruinas.

Hace poco estaba leyendo en Hechos 27 y en los versículos 14 al 26 Pablo estaba en medio de un naufragio (su versión de la ruina). De este pasaje aprendí algunas razones por las que un Dios que nos ama nos arruinaría. Si tienes una oportunidad, te animo a sentarte con tu Biblia y hacer tu propia lista de razones con base en este pasaje. Creo que te será de bendición. Yo aprendí que Dios podría arruinarnos para:

1. Recordarnos de Su soberanía.

En ocasiones Dios necesita recordarnos de lo muy poco que podemos controlar. No somos Dios, Él lo es. Como los marineros, en la tormenta muchas veces ni sabemos en qué dirección estamos yendo. Esto nos mantiene dependientes de Dios.

2. Hacer que cedamos “nuestras cosas”.

Dios a veces necesita hacer algo para que estemos dispuestos a soltar las “cosas” en nuestras vidas. Cuando llegamos cara a cara con la ruina, las posesiones de este mundo pierden el atractivo.  Estamos muy dispuestos a “arrojar el cargamento.”

3. Restaurar nuestras prioridades.

En la tormenta, Dios en su gracia nos vuelve a orientar hacia lo que realmente tiene valor. Cuando vemos amenazada nuestra vida, las cosas más pequeñas llegan a ser las muestras más grandes de gracia.

4. Renovar nuestra confianza y reforzar nuestra valentía.

Pablo dijo algo que lo apartó completamente de la tripulación. Dijo, “Yo confío en Dios.” Cuando nos enfrentamos a la ruina, tenemos que confiar en Dios o darle la espalda. Podemos elegir confiar en Dios A PESAR DE TODO.

5. Hacernos escucharlo.

Dios sabe cómo ponernos en una posición en la que lo vamos a escuchar. La primera vez que Pablo intentó advertir al centurión y al capitán no le pusieron atención. Pero en una situación cuando sus vidas se veían amenazadas ¡cómo cambiaron las cosas! ¡Que no sea necesario usar medidas tan drásticas para que escuchemos lo que el Señor nos quiere decir!

Entonces, ¿por qué nos arruinaría un Dios que nos ama? En pocas palabras, lo haría para salvarnos, para nuestro propio bien. Ni un alma fue perdida en ese naufragio y Dios fue glorificado y alabado.

photo-1430812566664-41732adc0788.jpeg
Imagen de Frantzou Fleurine / CC-BY

Si parece que Dios te está arruinando hoy, te animo a buscarlo. Abre Su Palabra y escucha Su voz. Recuerda lo que prometió y confía en Él como el Pastor de tu alma. Él sabe cuidar de los suyos y te pide que confíes en Él. Él arruina para salvar.

Permite que la tormenta refuerce tu fe.

una cita sobre el amor a los perdidos

Hoy comparto una cita de John Piper sobre por qué realmente compartimos el evangelio. Los énfasis en negrita son añadidos por mí.

¿Alguna vez te has preguntado que se siente amar a los perdidos? Es una frase que usamos como parte de nuestro hablar cristiano. Muchos creyentes se sienten culpables buscando en su corazón algún sentimiento de benevolencia que los impulsará a evangelizar con valentía. Pero nunca pasará. Es imposible amar a “los perdidos”. No puedes sentir algo profundo por un concepto o una abstracción. Sería imposible amar de manera profunda un individuo desconocido que ves representado en una fotografía, mucho menos una nación o un pueblo o algo tan vago como “todos los perdidos”.

No esperes un sentimiento o amor para compartir a Cristo con alguien que no conoces. Ya amas a tu Padres celestial y sabes que esta persona desconocida fue creada por Él pero está separada de Él, entonces toma estos primeros pasos de evangelismo porque amas a Dios. No es gracias a nuestra compasión por la humanidad que compartimos nuestra fe y oramos por los perdidos. Lo hacemos primordialmente por nuestro amor a Dios.

~John Piper