¿muchas cosas o una sola cosa?

 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:42, 43

Hace unos días al leer estos versículos me di cuenta de un contraste.

Marta estaba afanada con “muchas cosas”.

María había elegido “una cosa”.

¿Una cosa? Sí. Lo único. Lo que era diferente a cualquier otra cosa.

Y ¿qué era esto que había elegido María?

María había elegido enfocarse en una sola cosa, o en este caso, en una sola persona: en Cristo mismo.

Esa es la definición de adoración.

Un enfoque completo en Cristo. Un enfoque que excluye las “muchas cosas”.

Una atención única en Él.

Que el Señor nos ayude a enfocarnos completa y únicamente en Él hoy.

photo-1472162314594-eca3c3d90df1.jpg
Imagen de Ben White / CC-BY

el poder de la cruz

Hoy les comparto un himno de adoración que me encanta,

escrita por Keith Getty y Stuart Townend.

ante el trono celestial

Ante el trono celestial,

Él intercede hoy por mí.

Gran Sacerdote es Jesús

Quien por siempre vivirá.

Y en Sus manos por Su amor

Mi nombre ya grabado está

Y mientras en Su trono esté

Nadie de Él me apartará.

~

Cuando he caído en tentación,

Y al sentir condenación

Al ver al cielo encontraré

El inocente quien murió.

Y por su muerte el Salvador

Ya mi pecado perdonó,

Pues Dios, el Justo, aceptó

Su sacrificio hecho por mí.

~

He aquí el Cordero Redentor

Quién al morir, resucitó.

El inmutable gran Yo Soy

El Rey de gloria y majestad.

Unido a Él no moriré,

Pues con Su sangre me compró.

Mi vida escondida está

En Cristo, Dios y Salvador.

~Charitie Lees Bancroft