la perfección, el suicidio y la Verdad

issam-hammoudi-631683-unsplash.jpg
Imagen de Issam Hammoudi en Unsplash

Hace unos días estaba escuchando una entrevista con un investigador sobre el suicidio.

En la investigación los amigos y familiares de la gente que se quitó la vida dijeron que tenían expectativas extremadamente altas de sí mismos y de la vida en general. Estas personas esperaban tanto de sí mismos que cuando pasaban por cosas normales como épocas difíciles, exámenes reprobados o pérdidas de trabajo sentían que se les había derrumbado el mundo y no tenían por qué vivir. Obviamente, existen más factores en los casos de suicidio, pero esta investigación señaló algo interesante que yo nunca había considerado.

Las personas más propensas a depresión y a quitarse la vida eran perfeccionistas.

Esperaban perfección de sí mismos y, por consiguiente, de la vida en general.

Me sorprendió pero no debe sorprenderme. Una de las trampas preferidas de Satanás es hacernos creer que necesitamos ser perfectos y si no lo somos, al menos, aparentarlo. Satanás nos presiona a cumplir con falsas expectativas, sean nuestras o sean impuestas por el mundo que nos rodea. Satanás nos hace pensar que necesitamos ser “buenas personas” o “creyentes de excelente testimonio” y cuando nos damos cuenta de que no lo somos, nos hace pensar que hay que esconderlo y proyectar una perfección que sabemos que no tenemos. Luego, cuando la vida ataca y destruye esa máscara de perfección que con tanto cuidado hemos creado, nos sentimos un fracaso, un caso perdido.

Y precisamente esa es la meta del Enemigo, porque si somos un caso perdido, quiere decir que no hay redención para nosotros y la depresión es tanta que ni la buscamos.

Pero en contraste, ¡Dios nos quiere redimir!

(De hecho, Satanás está trabajando directamente en contra de ese propósito que Dios tiene de redimirnos.)

Dios nos da la libertad de reconocer lo que somos: pecadores fracasados.

Dios nos muestra lo perdidos que estamos, nos muestra nuestras imperfecciones y la larga lista de fallas que hay en nosotros.

Y luego, nos ofrece amor, perdón y una oportunidad más. Siempre.

Dios no esconde nuestro pecado. No hace como que no existen nuestros fracasos. Nos ayuda a enfrentarlos y luego suple toda nuestra necesidad: nuestra necesidad de ayuda, de redención, de volver a intentar.

¡Cuán inmenso nuestro Dios! ¡Cuán increíble su paciencia! ¡Cuán grande su amor por nosotros!

Él hace todo lo posible para que no nos quitemos la vida.

De hecho, nos ofrece más. Vida en abundancia.

Entonces, mi meta es dejar atrás mi perfeccionismo.

Abandonar esa falsa máscara de “buen testimonio,” no porque no quiero dar un buen testimonio sino porque Satanás quiere hacerme creer que la perfección es un buen testimonio, cuando no es cierto.

Dios nos dice que un buen testimonio consiste en amarnos unos a los otros, en discernir la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios, en cuidar del huérfano y la viuda, en conocerle a Él y en perdonarnos los unos a los otros.

¡En ningún momento menciona ser perfectos!

Reconocer todo esto, las mentiras de Satanás y la verdad que nos ofrece Dios, no resuelve la depresión clínica.

Pero, esta Verdad puede ayudarnos a todos a combatir esas mentiras que llegan a nuestras mentes.

Cuando oigo, “No eres buena cristiana, te van a preguntar por qué no hiciste X” puedo responder, “Dios me llamó a hacer Y. Él sabe por qué no hice X.” Cuando oigo, “Si realmente amaras al Señor, viajarías a tal lugar” puedo responder, “Dios me ama aunque no haya ido.” Y cuando oigo, “Otra vez fallaste en tu meta de romper ese hábito” puedo responder, “Dios está enterado de que fallé, lo confesé y voy a empezar de nuevo, ¡porque mi Dios es Dios de segundas oportunidades!”

Es triste que la búsqueda de perfección lleve al suicidio.

Es una obra de Satanás.

Pero puedo combatir ese peligro con la Verdad de Dios, no sólo en mi vida, sino también en las vidas de otros.

3 errores que cometí al inicio de mi vida misionera (y una cosa que hice bien)

Cuando uno empieza a responder al llamado del Señor a compartir el evangelio, uno no sabe hacerlo muy bien. Es normal, pero hoy quiero compartir 3 errores que yo cometí. ¡Quizás ayuden a que otros los eviten!

rawpixel-665389-unsplash.jpg
Imagen de rawpixel en Unsplash

1. Atacar las creencias de alguien.

Cuando tenía unos 15 años, tuve una compañera de trabajo que era testiga de Jehová. Un día decidí hablarle de la Biblia, pero en lugar de compartirle algo sobre la belleza del evangelio, le pregunté si creía que Cristo era Dios. Me dijo que no y comencé a atacar su creencia. Muy pronto ella me dijo que mejor dejáramos de hablar de eso porque nunca íbamos a estar de acuerdo y asentí.

Empecé esa conversación con buenas intenciones, queriendo defender la verdad de la deidad del Señor Jesucristo, pero ¡no fue la mejor manera de exponer el evangelio!  Y tristemente nunca volvimos a tocar el tema.

2. Molestarme cuando alguien me manipuló.

Años después, una compañera con muchos problemas personales platicaba mucho conmigo, sus dos temas preferidos eran la literatura y Dios. Ella siempre me buscaba para hacerme preguntas y supuse que realmente tenía un interés sincero. Recuerdo un día en particular cuando nos quedamos solas y le expliqué el evangelio mientras ella lloraba. Pero, pronto me di cuenta de que le gustaba tener problemas porque así obtenía más atención y no tenía un verdadero interés en el evangelio. Y eso me molestó. Ella me había manipulado para obtener mi tiempo, mi compasión y mi atención. Entonces, comencé a evitarla. Al final del año escolar, a penas nos saludábamos.

Mientras es saludable poner límites cuando alguien se quiere aprovechar de ti, no fue bueno que yo me molestara porque al involucrar mis emociones negativas dejé de preocuparme por mi testimonio o por su alma. El error no fue poner límites en mi relación con ella cuando observé que era manipuladora, el error fue molestarme por eso.

3. Intentar ser perfecta.

Durante la carrera varios maestros me llegaron a hacer comentarios sobre la presión que veían que yo sola me imponía. Mis compañeros se reían porque yo era la “santita” del grupo. En varias ocasiones cuando hice cosas malas me sentí destrozada. Y todo porque yo procuraba ser la mejor persona posible. Tenía el noble deseo de dar buen testimonio, pero eso me llevó al extremo del perfeccionismo. Al final de la carrera, me di cuenta de que todo esto había dado una impresión incorrecta a mis compañeros sobre quién era yo como cristiana. Una me dijo que si era pecado dejarse controlar por el estrés entonces yo había pecado mucho porque siempre me estaba estresando por los exámenes. Y se quedó atónita cuando estuve de acuerdo con ella.

Eso me entristece porque como cristiana mi testimonio es que soy una pecadora perdonada, no que soy una persona perfeccionada. Mis compañeros deben de haber sabido eso desde mucho antes. El no permitir que ellos vieran que yo estaba consciente de mi pecaminosidad, redujo el impacto de una vida transformada por Cristo.

A pesar de estos errores que cometí cuando empezaba a compartir el evangelio, hay algo clave que hice muy, muy bien.

Lo intenté.

Comparto esto para que puedas evitar estos errores, sí. Pero, lo importante no es no cometer errores.

Lo importante es intentarlo.

Así que te animo a compartir el evangelio hoy. Como puedas. Con quien sea. Y quizás algún día tú también podrás hacer una lista de tus errores ¡para animar a otros a ser misioneros también!

la mejor capacitación para el predicador del evangelio

Yo sé que no a todos les encantan los niños como a mí. Y sé que no todos se sienten cómodos siendo maestros de la escuela dominical. También, sé que muchas veces las clases de las escuelas bíblicas se dejan a las hermanas.

Pero, creo que cada hermano debe ser maestro al menos durante un tiempo, porque una de las mejores maneras de aprender a predicar el evangelio.

taylor-grote-415993-unsplash.jpg
Imagen de Taylor Grote en Unsplash

Un predicador del evangelio explica el evangelio a personas cerradas, cínicas y cansadas. Eso puede ser difícil y es mucho más fácil explicar el evangelio a caras inocentes, entusiasmadas y abiertas. Entonces, un grupo de niños es el mejor lugar para empezar a predicar el evangelio para el que a penas comienza. Será de más ánimo para él porque verá reacciones sinceras en las caras de su público al explicar el evangelio. Además, los niños perdonan errores y nervios muchísimo más que los adultos porque nada les da pena y no entienden que al adulto le podría dar pena. Entonces, cuando el maestro dice algo mal o comete algún error no pasa nada, su público lo sigue respetando y escuchando.

Es bueno practicar el hablar en público con los niños antes de ponerse de pie frente a un público de adultos que notarán los nervios y los errores del predicador nuevo.

Los niños se distraen fácilmente y se requiere de creatividad para mostrarles las verdades del evangelio a través de algo tangible, ya sea dibujos, modelos de plastilina o muñequitos de papel. Y los niños no son educados, ¡si algo les aburre el maestro rápido se dará cuenta porque estarán jugando y platicando a media clase! Entonces el maestro aprenderá a siempre observar a los que le oyen y hacer más interesante su presentación si ve caritas aburridas.

Esto ayudará al predicador del evangelio a siempre tener en mente la atención de su público e ilustrar estas verdades tan importantes de una manera que les llamará la atención.

Quizás la razón más importante por la que un predicador debe primero ser maestro de una clase bíblica es esta: las mentes pequeñas no siempre pueden entender los conceptos abstractos del pecado y el perdón. Entonces, el maestro se ve obligado a expresar las doctrinas más sublimes en los términos más sencillos. Y mientras mucha gente cree que eso solo es necesario con los niños, la verdad es que la sencillez es igual de importante cuando uno comparte el evangelio con adultos que no conocen el evangelio.

Ese vocabulario sencillo que aprendió mientras enseñaba a los pequeñitos le ayudará mucho al exponer el evangelio ante adultos que no conocen a Dios, ni creen en Cristo.

Así que, mi recomendación personal es que todos los hermanos, pero especialmente los hermanos que quieren predicar el evangelio sean maestros de la escuela dominical. ¡Esa experiencia les dará herramientas para compartir que usarán el resto de su vida!

cuando no entiendo la voluntad de Dios

Es que no entiendo cómo Dios me puede exigir algo tan inmenso.

Tengo amigos que me han dicho esas palabras, o si no, unas muy parecidas. Cuando la Biblia parece tener mandatos imposibles, cuando la Palabra de Dios parece ir en contra de nuestros instintos, cuando parece que Dios nos pide un sacrificio sin razón… ¿cómo debemos reaccionar?

No puede ser que Dios mande eso, Él no sería tan duro.

En el estudio hace unas semanas, los versículos 21 al 23 de Mateo 7, me cayeron como la respuesta a este dilema.

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

¿Quiénes son los que están fuera de la puerta?

¿Son los que abiertamente rechazaron a Cristo? No. 

¿Quiénes son a los que les responde que no los conoce? ¿A los que negaron la existencia de Dios? No.

Son los que no hicieron la voluntad de Dios.

(Obviamente, no sugiero que si un creyente no hace la voluntad de Dios pierde su salvación. Quiero aplicar este pasaje a nuestra vida como creyentes.)

Según el versículo 21, el que entra a su presencia es el que hace la voluntad de su Padre y según el versículo 27, ellos son los que conocen al Señor y el Señor les conoce a ellos.

La clave, creo, es que el hacer la voluntad del Padre viene antes de conocerlo.

¡Toda mi vida había oído esas palabras pero sin entenderlas! Y en pleno estudio, de repente, lo vi.

La obediencia, el hacer la voluntad del Padre, viene primero. Luego, conocer a Dios, viene como resultado.

En términos sencillos: La obediencia lleva al conocimiento.

Estas personas parecían hacer todo lo correcto, pero eso no importaba porque no estaban haciendo la voluntad de Dios y por eso no les conoció y ellos no le conocían a Él.

La obediencia viene primero. Luego, el conocimiento. Y el conocimiento no sólo de Dios, sino muchas veces del por qué de ese mandato.

Esto va totalmente en contra de nuestros instintos.

Antes de obedecer, queremos saber la razón detrás de Su voluntad, el por qué detrás del mandato.

Pero, Dios pide que confiemos en Él.

Dios pide que obedezcamos, y después Él se revelará y le conoceremos.

la motivación: amor vs. culpa

Cuando sirves a Dios ¿cuál es tu motivo?

De estas frases, ¿cuáles son las que se parecen más a tu voz interior?

“Debería de llevarle un postre a la señora Magda, tengo como dos semanas sin verla va a pensar que a nadie del Centro Bíblico le importa si está bien o no.” Y “¡No puede ser! ¡Se me olvidó invitar a Lupita a la predicación otra vez! Qué creyente misionera ni qué nada… si dependiera de mí, ¡nadie escucharía el evangelio!”

“Pepe tiene como dos domingos sin ir a la clase bíblica…voy a hablarle a su mamá hoy para ver cómo están.” Y “Quisiera invitar a Alicia y Efrain a cenar, han pasado por unos tiempos difíciles últimamente y les haría bien salir a unos tacos y distraerse un rato.”

¿Ves la diferencia entre los ejemplos?

Las primeras dos frases están llenas de culpa. Y las otras frases están llenas de amor.

Me he dado cuenta que demasiadas veces mi servicio a Dios y a los hermanos tiene detrás la motivación de culpa.

Las expectativas que tengo de mí misma y que pienso que otros tienen de mí, me pesan.

Y termino haciendo las cosas porque es lo que hace una “buena” cristiana.

Quisiera cambiar eso en mi vida.

Quisiera que mi servicio fuera motivado por amor a Dios y a mis prójimos.

Quisiera recordar que yo sirvo al Señor porque Él primero me sirvió, que yo sirvo a otros porque ellos también son almas preciosas a quienes Cristo vino a servir.

Entonces, la próxima vez que pienso, “¡Tengo que terminar de limpiar la casa porque una buena esposa cristiana debe atender a su marido y tener limpia la casa!” Voy a cambiar esa voz interior. Voy a decirme algo así: “No, quiero terminar de limpiar la casa porque amo a mi esposo y quiero crear un ambiente de paz para él y eso glorificará a Dios.”

Quizás no cambien mucho mis acciones.

Igual voy a llevarle un pan a la señora enferma, igual voy a limpiar mi casa, igual voy a ver al alumno que ya no ha venido… pero, mi corazón estará más tranquilo porque estaré llevando a cabo estas responsabilidades con amor, no por la carga de culpa.

Y, cuando realmente se notará la diferencia es cuando los límites del tiempo me alcancen.

No siempre puedo terminar todo lo que quiero hacer. Soy ser humana, a final de cuentas, y no puedo suplir cada necesidad que veo. Pero, el amor de Dios y el amor para con Dios en mi corazón me ayudarán a ver que no necesito cargar con la culpa de no haberlo terminado todo.

Así se podrá decir de mi como se dijo de esa mujer motivada por amor en Marcos 14:8.

“… ha hecho lo que podía…”

samuel-martins-631378-unsplash.jpg
Imagen de Samuel Martins en Unsplash