A nuestro bebé

Ya casi te conozco. 

Ya vimos tus bracitos

y también tu cabecita.

Tu corazón, lo oímos,

como el mío ya lo oyes.

Quizás eres un niño 

muy travieso e inquieto.

O tímido y tranquilo,

pero muy determinado.

Pudieras ser la niña

más precoz y pensativa.

O todo lo contrario,

ser la niña más tremenda.

Bebé, te aseguro,

aunque no te conocemos,

que eres muy querido.

Impacientes, te esperamos.

Ya casi te conozco.

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.