¿pero qué hago con mis emociones?

boat storm
Foto por Jean-Pierre Brungs / CC BY
¿En alguna vez te has sentido hipócrita?

Esto a veces puede suceder por vivir de una forma que no sientes que es sincera. Pasa cuando actúas según lo que sabes que es correcto, pero no concuerda con lo que sientes. Sucede cuando tus convicciones te dictan una cosa, pero tus emociones otra.

Por ejemplo, si me gusta muchísimo un muchacho, pero sé que no es la voluntad de Dios para mí porque no es salvo entonces actúo como si no me interesara, es posible sentirme como una hipócrita. También puedo sentir que no estoy siendo sincera si trato bien a un hermano en Cristo, pero la verdad me siento herida por algo que me dijo hace unas semanas. Siento una cosa, pero sé que debo hacer otra.

Todos los creyentes batallamos con este problema.

Hannah Whitehall Smith fue una mujer muy sabia que dijo lo siguiente acerca esta situación:

No te dejes turbar por esto. Sólo es por tus emociones, y no vale la pena pensar en ello ni un momento. Sólo asegura que tu voluntad esté en las manos de Dios, que tu ser interno esté rendido a Su obra, que tu elección, tu decisión esté a Su lado y déjalo allí. Tus oleadas de emociones, como un barco anclado que las olas sacuden y tiran de un lado para otro pero poco a poco cede a la tensión constante del cable, también cuando éstas se hallen sujetadas al gran poder de Dios por la decisión de tu voluntad, de manera inevitable serán tomadas cautivas y darán su lealtad a Él; y tarde que temprano podrás comprobar  la verdad de la frase, “si cualquiera hace Su voluntad, conocerá la doctrina de la misma.”

Tuve que leer esta cita varias veces para entender por completo estas palabras tan profundas.

El punto es: si mis emociones me llevan en una dirección, y la voluntad de Dios en otra, mi único deber es obedecer y Dios se encargará de lo que siento.

Francamente, he comprobado esto más de una vez en mi vida en cuestiones de trabajo y en mi matrimonio y seguramente volveré a aprender lo mismo en el futuro. Espero que esta cita tan llena de verdad de ayude también a ti al tomar decisiones en tu vida.

¿Has experimentado algo similar? O ¿te encuentras ahora en una situación así? ¿Qué piensas tú de lo que dijo esta mujer? ¡Dímelo en la sección de comentarios!

Comentarios: ¡me encantaría saber qué piensas!