¿eres un creyente normal?

¿Qué tienen en común los creyentes que vemos en el nuevo testamento?

¿Qué es un creyente normal?

  • Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio … por todas partes. Lucas 9:6
  • Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo. Hechos 5:42
  • Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Hechos 8:4
  • Y ellos, habiendo testificado y hablado la palabra de Dios, se volvieron a Jerusalén, y en muchas poblaciones de los samaritanos anunciaron el evangelio. Hechos 8:25
  • …había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Hechos 11:20

Los creyentes normales hablan del evangelio. A veces salen específicamente para compartir el evangelio como en Lucas 9:6. A veces, en el ir y venir diario comparten las buenas nuevas como en Hechos 8:4.

Pero, el creyente normal comparte el evangelio.

emzxdosijj4-ben-white.jpg
Imagen de Ben White / CC-BY

lo que Satanás más quiere que dejes de hacer

El diablo es mucho más poderoso que uno.

Él tiene mucha más experiencia, es fuerte, es espíritu y conoce la Biblia muy bien.

¿Cómo crees que puedes ganarle a Él?

Un ser humano como tú y yo, tan frágil que una gripa nos tira a la cama, tan débiles que una ligera tentación de enojo nos hace pecar con palabras en contra de nuestros hermanos. Somos tan pequeños. ¿Qué podemos hacer nosotros en contra del ángel más poderoso que Dios creo?

Reconocer nuestra debilidad es la clave.

Porque cuando uno reconoce su falta de toda capacidad y fuerza, uno se dirige a Dios. Y como niño pequeño se vuelve totalmente dependiente.

El diablo nos ataca con tentaciones en nuestra vida personal, crítica de otras personas, desánimo por dentro, división por fuera. Su único anhelo es la destrucción de la obra del Señor. Su deseo es destruir todo lo que el Señor ha hecho en nosotros.

Y nuestra mejor forma de defendernos es ir a Dios en oración.

La oración nos pone en presencia del Señor. Nos ayuda a reconocer la realidad de la inmensa fuerza de Su brazo salvador. Nos da ánimo para salir y proclamar la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. Y la oración nos sana y nos da paz cuando regresamos heridos de la batalla espiritual.

6n_ttu58ldc-alejandro-alvarez.jpg
Imagen de Alejandro Alvarez / CC-BY

Amigo lector, ¡ora!

¡Ora por tu vida espiritual! ¡Ora, que del Señor depende todo lo que eres! Ora, porque Dios obrará más entre más se lo pidas. Ora por la salvación de almas. Ora por sabiduría. Ora por victoria.

Tú sólo no puedes vencer al diablo. Satanás nos puede derrotar con su meñique. Pero, ¡El Señor está con nosotros! ¿Quién contra nosotros?

¡Ora! Quédate cerca del Señor. Deténte en su presencia. Escóndete detrás de Él. 

¡Ora! Ora que Él levante sus millares en contra del Enemigo. Ora que Él envíe sus huestes a la batalla. Ora que Él te infunda de valor.

¡Ora! Porque Satanás temblará.

una razón para seguir

¿Por qué seguir trabajando con niños en el evangelio?

¿Te has llegado a preguntar eso cuando te duele la cabeza el sábado por la noche? ¿O cuando ese niño nomás no deja de distraer a los demás? ¿O cuando la mamá te regaña por enésima vez convencida de que su hijo es un angelito que definitivamente merecía la paleta de buen comportamiento?

¿Por qué seguir?

Por que cuando los niños llegan a la clase bíblica, no conocen a Dios. No tienen idea de qué es el amor verdadero. No han visto el amor incondicional. No han experimentado el amor en disciplina. No saben la importancia de la obediencia. ¡Y están seguros de que no son pecadores!

Y tú, maestra o maestro, tienes el enorme privilegio de demostrar con tu actitud, tus palabras y tus hechos quién es Dios.

Viviendo ante ellos, tú demostrarás cómo es el amor incondicional que los ama a pesar de cómo se porten, pero un amor que requiere de obediencia y que permite disciplina. Tú les enseñarás que son pecadores y por qué es tan terrible.

Y algún día todas las verdades que han escuchado acerca de Dios a través de tantas clases repentinamente tendrán sentido, se armará el rompecabezas de todos los datos y conceptos que han aprendido.

Dirán, “¡Ah! Ya entendí. Dios es cómo mi maestra.”

Y todo habrá valido la pena.

3 razones por las que deberías organizar una repartición

¡Estamos de vacaciones!

Cuando yo era adolescente, para mí, estas fechas siempre eran las fechas de repartición. Cada año en las vacaciones navideñas, un grupo de creyentes se organiza con una iglesia local o con unos misioneros para ir y repartir varios miles de textos bíblicos.

Ahora, organizar una repartición para 50 o 100 personas puede ser muy complicado, pero no es necesario organizar una repartición gigantesca para que tenga efecto.

Si limitas el número, ¡tú puedes organizar una repartición en tu ciudad!

Es algo que mi hermano y yo hicimos con muchísimo apoyo de parte de mis papás y fue una excelente experiencia. ¡Me encantaría que tú también la tuvieras! 

De hecho, hoy voy a compartir 3 excelentes razones por las que debes organizar una repartición.

1. Es una oportunidad para invitar a otros a involucrarse en una obra de evangelismo.

Si tú tienes el deseo de repartir folletos o calendarios para que las personas tengan el mensaje del Evangelio por escrito en sus hogares, ¿por qué no invitar a otros? Quizás tu entusiasmo los contagie y se vayan inspirados a compartir el Evangelio en sus propios hogares o colonias. Muchos creyentes saben que el Evangelio es importante, pero no están seguros cómo compartir. Al invitarlos a repartir, les puedes mostrar por dónde empezar.

2. Es una oportunidad para disfrutar comunión con otros creyentes.

No hay nada como trabajar juntos para desarrollar relaciones más cercanas. Una repartición puede darnos la oportunidad de conocer mejor a otros creyentes, no sólo para disfrutar de su compañía sino también para compartir meditaciones sobre las escrituras. Tú aprenderás de ellos y ellos aprenderán de ti.

3. Es una experiencia inigualable.

Será mucho trabajo y te toparás con situaciones imprevistas pero ¡qué satisfacción! Al terminar la repartición tendrás la satisfacción de haber hecho un buen trabajo y de haber invitado a otros a hacer un buen trabajo, también. Es una de esas experiencias inusuales que te moldean a ser mejor persona a la vez que aprendes mucho.

Bueno, ahí están esas tres buenísimas razones para organizar una repartición.

Ahora, ¿cómo hacerlo?

¡Pues, ya escribí todos los pasos a seguir para que no se te olvide nada al organizar la repartición!

Si te interesa saber qué hay que considerar y cómo prepararte para la repartición, te puedo enviar el artículo.

¡Sólo necesitas suscribirte al blog!

Una vez suscrito, te lo enviaré completamente gratis.

¿Listo o lista para organizar una repartición de material evangelístico?

¡Espero lo pienses, lo planees y lo lleves a cabo! (¡Y no olvides decirme!)

3 planes de lectura ¡gratis!

¡Mañana termina el año!

Entre las celebraciones y los sentimientos de culpa por no cumplir ese propósito de 2016 que habíamos hecho y el agradecimiento por lo que sí logramos, con la ayuda de Dios, siempre llega el pensamiento sobre la lectura de la Biblia (al menos, a mí.)

Casi siempre inicio un nuevo plan de lectura en enero ¡porque me encanta comenzar de nuevo! Y generalmente también porque ya estoy algo atrasada con el plan de lectura que llevo en diciembre. Entonces, como siempre, me puse a buscar planes de lectura y encontré tres que se me hicieron muy interesantes. Aún no decido cuál voy a usar yo, pero te quiero compartir estos tres planes de lectura para que tú también puedas aprovecharlos.

¡Espero te sean de ayuda!

3 planes de lectura de la Biblia

30 días con el Señor 

121 personas de la Biblia 

Orden cronológico