una chica ordinaria llamada Katie

 

Katie Davis tiene 27 años y 14 hijas.

¿¡Cómo!?9814_73140727_hr.jpg

Déjame contarte su historia.

Katie es una chica común y corriente y ella sería la primera en aclararlo. En el 2006, un semestre antes de salir de la prepa tuvo la oportunidad de tomar un viaje misionero a Uganda. Lo disfrutó tanto que al graduarse, decidió regresar y pasar un año en Uganda ayudando a los misioneros. Su trabajo allí comenzó en un orfanato, dando clases de kinder, pero pronto inició un programa que ayudaría a los niños más grandes también. Cuando ella se dio cuenta de que muchos niños no asistían a la escuela por falta de recursos, organizó un sistema para que personas de norteamérica pudieran pagar esos estudios o ser patrocinadores. Este proyecto, que inició como algo pequeño para una docena de niños que ella conocía, pronto creció y dentro del año unos 150 niños tenían patrocinadores que no sólo estaban pagando sus colegiaturas sino también sus útiles escolares.

Después de haber pasado ese año en Uganda, ¡Katie no estaba lista para regresar a los estados unidos! Estaba convencida de que Dios quería que se quedara allá. De hecho, durante los siguientes seis años, Dios vez tras vez le trajo huérfanas para que las cuidara. Cuando estas niñas no tenían hogar, Katie las recibía en su casa para cuidarlas un tiempo mientras alguien las adoptaba. Pero Dios comenzó a abrir puertas y dar indicaciones de que algunas de estas niñas no irían a otro hogar y Dios la guió a adoptar. Al final de esos seis años, Katie, de 22 años y aún soltera, había adoptado 13 niñas. Ella asegura que en cada caso, Dios específicamente la guió a adoptar una hija más. 

1c32c57d0577c67984ecca9a8d4f57b8

Decidió contar su historia en su libro Kisses from Katie, que fue un bestseller, (tristemente, no encuentro una traducción al español) y se hizo algo famosa entre los creyentes norteamericanos. Esto ayudó a que creciera su programa de apoyo a los niños, al igual que los otros programas que también ha establecido, como el de apoyo médico y el de capacitación para mujeres que no tenían forma de mantener a su familia. (Las señoras que antes tenían que pasar horas buscando en la basura o hacer bebidas alcohólicas en casa ahora tienen un trabajo digno que las permite atender también a sus familias.)

wedding-2

Desde entonces, Katie ha adoptado a otra niña y el año pasado se casó con un joven misionero que también quería dedicar su vida a trabajar para el Señor en Uganda.

La historia parece increíble y Katie dice que muchos le comentan que ella ha de ser fuerte, increíble, dedicada… pero ella lo niega.

“…no soy muy fuerte, ni estoy haciendo nada espectacular. Simplemente estoy haciendo lo que Dios me llamó a hacer como a cualquiera que Le sigue. Él dijo que apacentara sus ovejas y que cuidara a los más pequeños…”

Eso es lo que me encanta de esta historia. Katie no tiene más talento que tú o yo. Katie no es más especial que tú o yo. Katie sencillamente estuvo dispuesta a obedecer las indicaciones del Señor.

las maravillas de la última semana de julio

Estos días ha sido más difícil detenerme para observar las pequeñas maravillas que Dios ha incluido en mi vida. Eso pasa cuando los días se llenan de actividad. Los momentos pasan rapidísimo, borrosos y no te das cuenta de las cositas que hacen tu vida mejor. Pero es el momento de detenerme y meditar en lo que ha sucedido desde el martes pasado. ¿Cuáles son las maravillas que Dios me ha dado últimamente?

  • La frescura de agua fría en una tarde calurosa.
  • El talento que veo en amigos y parientes y, ¡mejor aún cuando disponen de él para la obra del Señor!
  • Música instrumental que te relaja cuando la escuchas.
  • La brisa que está entrando por la ventana de la sala.

¿Y tú? ¿Te has detenido para notar las maravillas que han llegado a tu vida últimamente?

3 citas y 1 libro

El tiempo devocional diario es importante.

Todos lo sabemos.

Pero, al menos a mí siempre me ha costado trabajo ser constante. Y algo que me ha ayudado bastante es tener un libro devocional para guiarme en mi lectura y meditación. No todos los libros devociones son confiables, pero ¡hoy te quiero compartir uno que me encanta! 

Como todos los libros devociones, tiene meditaciones cortas que puedes leer a diario, junto con tu lectura de la Biblia. Pero estas meditaciones del admirable autor, Oswald Chambers, causan en mi corazón asombro y adoración ante la grandeza de nuestro Dios.

¿Y cómo se llama este maravilloso libro?

En pos de lo supremo.

Ya lo había citado anteriormente en el blog, pero realmente necesitas leerlo todo. De hecho, ¡cada creyente debería tener este libro!

Te lo voy a comprobar con más citas:

“¿Le has estado preguntando a Dios qué es lo que va a hacer? Nunca te lo dirá. Dios no te dice qué va a hacer; Dios te revela quién es.”

“El aspecto más importante del cristianismo no es el trabajo que hacemos, sino la relación que mantenemos y las influencias y cualidades que esa relación produce. Eso es lo único a lo que Dios nos pide que pongamos atención y es lo que continuamente se ve atacado.”

“Ten cuidado con cualquier trabajo para Dios que causa o permite que evites concentrarte en Él. Un gran número de trabajadores cristianos adoran su trabajo. La única cosa que deberían hacer los trabajadores cristianos es concentrarse en Dios.”

Te dejo el enlace para que veas el libro. Espero que lo consigas. ¡Sé que te va a inspirar!

515JI2NRfaL._SX311_BO1,204,203,200_

 

la misericordia será mi canto

Hoy te quiero presentar un himno que me encanta. Habla de cómo la misericordia de Dios nos permite entrar a su presencia, vestidos de la justicia de Cristo, de cómo Él sigue obrando en nuestras vidas y que  completará esa obra y de la seguridad que tenemos de estar en Su presencia algún día. ¡Que precioso!

La misericordia será mi canto y no temeré

Entrar con vestido de Tu justicia y ofrenda ofrecer.

La ley con su justa crueldad ya no me podrá alcanzar.

Mi Gran Salvador en bondad cubrió mi tan grande pecar.

~

La obra que en mí comenzó, Su brazo la completará.

Hará lo que Él prometió, lo dicho por Dios fiel será.

Ni lo que está por venir, ni lo que sucede aquí,

Podrá con Dios interferir, ni con su amor hacia mí.

~

Mi nombre en Su mano grabó, el tiempo no lo borrará.

La gracia, indeleble, marcó mi nombre por por la eternidad.

Los que en el cielo están podrán mas felices que yo

Vivir, más su seguridad ¡es la misma que tengo yo!

una semana de clases para niños

Lo destacado de la semana:

No sé qué fue mejor: si pasar una semana con toda mi familia en Guadalajara o ayudar en la serie de clases bíblicas vacacionales de la asamblea de Zapopan. El punto es que ¡la combinación fue estupenda! Disfruté mucho trabajar con mis hermanos y mi cuñada en la obra con niños, ya que es algo que siempre hemos hecho juntos. La semana fue todo un éxito, vinieron bastantes niños, la mayoría puso atención y según las preguntas que les hacíamos, muchos realmente comprendieron las lecciones bíblicas.

La lección de la semana:

¿Sabías que puedes predicar el evangelio de los árboles? A mi nunca se me había ocurrido. Pero, aprendí que realmente puedes encontrar las Buenas Nuevas en toda la Biblia y en la naturaleza misma. Las lecciones de los niños me enseñaron más del evangelio.

1. El árbol del conocimiento del bien y del mal. Satanás le dijo una mentira a Eva y ella le creyó a él en lugar de creerle a Dios porque le parecía que el fruto era bueno. Así también nosotros vemos cosas que nos parecen bien, pero si no son de parte de Dios llevan a la muerte. Versículo a memorizar:

Proverbios 14:12Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.

2. El árbol en el desierto. El pueblo de Israel sólo encontró agua amarga en el desierto, pero Dios le mostró a Moisés un árbol que cambiaría el agua amarga en agua dulce. Pero para eso, se necesitaba cortar el árbol y echarlo al agua. Para que los Israelitas pudieran vivir, el árbol tuvo que morir. Así también, Cristo murió para que  nosotros pudiéramos vivir. Versículo a memorizar:

Salmos 119:103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.

3. El árbol que llenaba toda la tierra. El rey Nabucodonosor soñó con un árbol pequeñito que creció rápidamente y pronto llenó toda la tierra. Proveía sombra y fruta para todos los animales del mundo, pero llegó un vigilante del cielo y mandó que se cortara el árbol y que se dejaran sólo las raíces. Cuando el profeta interpretó el sueño, el rey se dio cuenta que era un mensaje solemne. Él creía que proveía para todo su reino, era demasiado orgulloso y Dios le estaba dando una advertencia. Si el rey no comenzaba a darle la gloria a Dios, él sería cortado. Nosotros también debemos reconocer que Dios es el merecedor de gloria, no nosotros. Versículo a memorizar:

Proverbios 29:23 La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra.

4. La higuera. El dueño buscó higos 3 años seguidos y no encontró, entonces mandó al viñador que cortara la higuera. Pero, el viñador le rogó que lo dejara un año más, para cuidar de la higuera y abonarla. El viñador quería ver si después del 4to año daba fruto. El dueño es como Dios y la higuera como nosotros y el fruto como la salvación. Él viene a buscar el fruto en nuestras vidas, quiere que seamos salvos. Pero lo interesante es que la Biblia no nos dice si cuando el dueño regresó ése año encontró fruto o no. La decisión de aceptar la salvación es nuestra. Versículo a memorizar:

Mateo 7:19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

5. La cruz. Dios observó mientras este árbol crecía, alto y derecho, para que lo cortaran y lo hicieran cruz. Dios observó mientras cargaban esa cruz al Calvario. Dios observó mientras crucificaban a Su Hijo. El sacrificio de Cristo en la cruz, en ese árbol, proveyó salvación para nosotros si la aceptamos. Versículo a memorizar:

1 Pedro 2:24 …quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

El versículo de la semana:

¡Ya te dejé 5! 🙂